5 cánceres más comunes en las mujeres

por Revista Ginecología y Obstetricia
130 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Cánceres más comunes en las mujeres. Algunos de los cánceres que con más frecuencia afectan a las mujeres son los de mama, colorrectal, endometrio, pulmón, cuello uterino, piel y ovario. Saber acerca de estos cánceres y lo que puedes hacer para ayudar a prevenirlos o detectarlos a tiempo (cuando no se han propagado y podrían ser más fáciles de tratar) puede ayudar a salvar tu vida.

Cáncer de mama

Uno de los cánceres más comunes en las mujeres es el cáncer más común en las mujeres estadounidenses, con excepción de los cánceres de piel. Puede ocurrir a cualquier edad, pero el riesgo aumenta a medida que uno envejece. Debido a ciertos factores, algunas mujeres pueden tener una mayor probabilidad de tener cáncer de mama que otras. Pero todas las mujeres deben saber acerca de los riesgos de cáncer de mama y lo que pueden hacer para ayudar a reducir su riesgo.

La detección temprana  puede ayudar a prevenir las muertes por esta enfermedad. Someterse a pruebas de detección regulares es la manera más confiable de detectar el cáncer de mama a tiempo.

Cáncer colorrectal

Otro de los cánceres más comunes en las mujeres es el cáncer colorrectal es un cáncer que comienza en el colon o el recto. Algunos factores que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal incluyen el sobrepeso o la obesidad, la inactividad física, una dieta alta en carnes rojas y procesadas, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la edad avanzada y los antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o pólipos.

 Las pruebas de detección pueden ayudar a detectar el cáncer colorrectal temprano, cuando es más pequeño, no se ha propagado y podría ser más fácil de tratar. Ciertas pruebas de detección también pueden ayudar a prevenir el cáncer colorrectal al encontrar y extirpar pólipos antes de que se conviertan en cáncer. 

Cáncer de endometrio

El cáncer endometrial es un cáncer del endometrio (el revestimiento interno del útero). El riesgo de cáncer endometrial aumenta a medida que la mujer envejece. Las causas que afectan los niveles hormonales, como tomar estrógeno sin progesterona y tamoxifeno para el tratamiento del cáncer de mama o para reducir el riesgo de cáncer de mama, pueden aumentar las probabilidades de que una mujer contraiga este cáncer.

Tener un inicio temprano de los períodos menstruales, menopausia tardía, antecedentes de infertilidad o no tener hijos también puede aumentar el riesgo. Las mujeres con antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal hereditario sin poliposis (HNPCC o síndrome de Lynch) o síndrome de ovario poliquístico (PCOS), o aquellas que son obesas, también tienen un mayor riesgo de contraer cáncer endometrial. Las mujeres que han tenido cáncer de mama o de ovario también pueden tener un mayor riesgo de cáncer endometrial.
No existen pruebas de detección ni exámenes para detectar el cáncer de endometrio temprano en mujeres que están en riesgo promedio y no tienen síntomas. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que, en la menopausia, todas las mujeres deben ser informadas sobre los riesgos y síntomas del cáncer endometrial.

Cáncer de cuello uterino

La infección crónica por ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH) es el factor de riesgo más importante para el cáncer cervical. Puedes contraer el VPH a través del contacto íntimo de piel a piel, como tener sexo vaginal, anal u oral con alguien que tiene el virus. Otros factores de riesgo para el cáncer cervical incluyen fumar, tener un sistema inmunológico debilitado, haber tenido una infección por clamidia, tener sobrepeso, estar expuesto o tomar ciertos tratamientos hormonales y no hacerse pruebas de Papanicolaou regulares.

Las pruebas regulares de Papanicolaou pueden ayudar a encontrar cambios en el cuello uterino que se pueden tratar antes de que se conviertan en cáncer. La prueba de Papanicolaou también es muy buena para detectar el cáncer cervical temprano, cuando es pequeño, no se ha propagado y podría ser más fácil de tratar.

Cáncer de ovario

Aunque el cáncer de ovario puede ocurrir a cualquier edad, es más probable que ocurra a medida que las mujeres envejecen. Este es otro de los cánceres más comunes en las mujeres; en este sentido, las mujeres que nunca han tenido hijos o que tuvieron su primer hijo después de los 35 años de edad pueden tener un mayor riesgo de padecer este cáncer. Las mujeres que han usado estrógeno solo como terapia de reemplazo hormonal también tienen mayor riesgo.

Las mujeres con antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal hereditario sin poliposis (HNPCC o síndrome de Lynch), cáncer ovárico o cáncer de mama tienen mayor probabilidad de tener un riesgo más alto de cáncer ovárico. Pero las mujeres que no tienen ninguna de estas condiciones o factores de riesgo todavía pueden tener cáncer ovárico.

En este momento, no hay pruebas de detección de cáncer de ovario recomendadas para mujeres que no están en alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Una prueba de Papanicolaou no detecta cáncer de ovario, pero un examen pélvico debe ser parte del examen de salud regular de la mujer.

Incidencia mundial de cáncer en mujeres

Según el American Institute for Cancer Research, el cáncer de mama fue el cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo, y representó el 25,4% del total de nuevos casos diagnosticados en 2018.

Los tres principales – cánceres de mama, colorrectal y de pulmón – contribuyeron con el 43.9% de todos los cánceres (excluyendo el cáncer de piel no melanoma).

El cáncer de cuello uterino fue el cuarto cáncer más común entre las mujeres, con un 6,9% del total de nuevos casos diagnosticados en 2018.

Qué puedes hacer para ayudar a reducir el riesgo de los cánceres más comunes en las mujeres

  • Mantente alejada del tabaco
  • Mantiene un peso saludable
  • Realiza actividad física de forma regular
  • Come sano con muchas frutas y verduras
  • Limita la cantidad de alcohol que bebes (si es que lo haces)
  • Conócete a ti misma, tus antecedentes familiares y tus riesgos
  • Realiza chequeos regulares y pruebas de detección de cáncer






También te puede interesar