Sustituir el consumo de carnes rojas reduciría el riesgo de cáncer de seno

136 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Reemplazar el consumo de carnes rojas por otros tipos de proteínas como el pollo o el pavo podría reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de seno, así lo ha revelado un reciente estudio realizado es el Instituto Nacional de Salud Medioambiental (NIEHS), de Estados Unidos.

Durante años la comunidad científica ha indagado sobre el impacto que tiene el consumo de carnes rojas en la salud de las personas; y se ha podido evidenciar que aumenta el riesgo de desarrollar o exacerbar los síntomas de múltiples enfermedades.

Esta reciente investigación se realizó durante más de siete años; en los que se hizo un seguimiento y se analizó el impacto que tenía el consumo de carnes rojas en la salud de más de 40.000 mujeres. Mientras se llevaba a cabo el estudio más de 1.500 participantes fueron diagnosticadas con cáncer de seno invasivo. 

Resultados

Según los investigadores, los hallazgos obtenidos en este trabajo muestran que las mujeres que consumen altas cantidades de carne tienen hasta un 23% más riesgo de desarrollar cáncer de mama. Por su parte, las personas que comían pollo o pavo tenían un 15% menos de sufrir de este tipo de cáncer.

“La carne roja ha sido ya identificada como un posible carcinógeno. Nuestro estudio añade evidencia al hecho de que la carne roja puede asociarse con un riesgo aumentado de cáncer de mama; mientras que las aves domésticas se relacionarían con una reducción del riesgo”, afirmó el director del estudio Dale Sandler.

Hasta el momento los investigadores no han encontrado la relación por la que el consumo de pollo o pavo reduce el riesgo. Sin embargo, de acuerdo a los resultados de la investigación podría reducir significativamente el riesgo de sufrir este cáncer.

Además, existen otros factores que continúan aumentando el riesgo de sufrir cáncer de mamá. Algunos de estos son: la obesidad, someterse a terapias hormonales luego de la menopausia, no realizar actividad física y consumir alcohol y tabaco en altas cantidades.

Por esta razón, es importante que las mujeres consulten periódicamente a su especialista y realicen los exámenes pertinentes; para poder detectar cualquier anomalía de manera temprana, previniendo complicaciones.

También te puede interesar