Cáncer de seno: métodos de detección y tratamientos

por Revista Ginecología y Obstetricia
192 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Por: José A. Cangiano Lespier

El cáncer de mama  es una enfermedad que puede ser curable, si se hace el diagnóstico en la etapa inicial. El pronóstico del cáncer de mama depende también de muchos otros factores como los biológicos del propio tumor y de factores inmunológicos de la paciente.  Cualquier mujer puede tener cáncer de mama, pero los médicos han determinado que existen ciertos factores que hacen que algunas mujeres tengan más probabilidades de enfermarse como los antecedentes familiares. Cuando una mujer cuya madre, hermana, abuela o tía han tenido cáncer de mama tiene más probabilidades de padecer la enfermedad.  Otro factor es la edad. A más años más probabilidades.   Sin embargo,  las adolescentes, como las mujeres entre los 20 y los 40 años, aunque tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama no pueden bajar la guardia y mantener una dieta y estilo de vida saludable.

Sin lugar a duda la prevención es nuestra mejor arma para combatir este tipo de enfermedad y en el caso de cáncer de seno existen varias formas:

Autoexamen

examen hecho por la misma mujer. Se recomienda empezar este tipo de práctica a edad temprana (18 años)

Examen Clínico

realizado por un médico debidamente preparado y adiestrado para realizar este tipo de examen.

Mamografía/Sonomamografía

exámenes de radiografía realizados por personal técnico especializado e interpretado por un médico radiólogo.

Imagen de Resonancia Magnética (MRI) de Senos

examen especializado de imágenes, utilizado en casos especiales como medida de diagnóstico.

“ El poder explicarle a los hijos mediante cuentos y con apoyo profesional que mamá tiene cáncer de seno es positivo como inicio a futuras conversaciones, dudas y exposiciones que realizarán los niños durante el proceso. Recuerda que los niños son en muchos casos una fuente de vitalidad, energía, lucha y alegría que se hace necesaria en situaciones complicadas”

Varios estudios clínicos han demostrado que existen medicamentos que pueden prevenir el cáncer, estos se utilizan en mujeres que tienen un riesgo elevado para padecer cáncer de seno o alguna predisposición genética presente.

Lamentablemente no todos los casos se van a poder prevenir y en muchas ocasiones hacer un diagnóstico puede ser un poco complicado. Todo puede comenzar con el descubrimiento del paciente de una masa, abultamiento o molestias en el seno; enrojecimiento de un área del seno o alguna anormalidad en la axila. En otras ocasiones no existe ningún hallazgo en el seno o en la axila pero algunos de los estudios antes mencionados nos dan una sospecha. El diagnóstico final se obtiene a través de una biopsia; la cual es un procedimiento realizado por un cirujano con una aguja o pequeña incisión bajo anestesia en cirugía, para obtener una muestra del tejido encontrado en el estudio o del área identificada por la paciente como anormal.  Un vez obtenido el tejido sospechoso, se lleva a un patólogo (especialista en verificar tejidos, fluidos o células) para determinar su composición celular, en otras palabras de que está hecha esa masa o tumor.

Tratamientos

Ya con un diagnóstico de cáncer de seno nos disponemos a determinar cuál es el mejor tratamiento para la condición. En ocasiones el primer paso es la cirugía, para remover el tejido dañado o el seno en su totalidad; esta parte se determina entre la paciente y el cirujano dependiendo de muchos factores entre los que se encuentran el tipo de tumor, lo avanzado del mismo, el tamaño de la masa o simplemente la preferencia de la paciente. Esta cirugía debe incluir también un análisis de los nódulos linfáticos (pequeños filtros) de la axila del mismo seno operado puesto que estos nos dan información vital para tomar decisiones en torno a tratamientos posteriores.

Luego de la cirugía la paciente debe ser evaluada por un Oncólogo Medico el cual determinara y coordinara cuales son los tratamientos necesarios para la paciente. Hoy en día son muchos los factores que determinan que tipo de tratamiento y en qué orden una paciente debe recibir.

Los tratamientos disponibles luego de una cirugía por cáncer de seno incluyen:

Hormonoterapia: medicamentos en pastillas o inyectables los cuales manipulan el crecimiento de células de cáncer y su sobrevivencia.

Quimioterapia: medicamentos inyectables o intravenosos (por sueros) los cuales evitan el crecimiento de células cancerosas nuevas y mata células existentes que hayan podido quedar.

Inmunoterapia: medicamentos que retrasan e inhiben el crecimiento de células cancerosas a través de procesos especiales en ciertas  células cancerosas.

Radioterapia: proceso en el que a través de calor de alta intensidad controlado por computadoras se eliminan células de cáncer.

La oncología moderna

nos ha dado los instrumentos para individualizar los tratamientos posteriores a la cirugía. No todos los casos se van a tratar de la misma forma, ni todos los tratamientos van a ser necesarios en todas las pacientes. Sin embargo en muchas ocasiones utilizamos una combinación de los tratamientos antes mencionados, buscando atacar las células de cáncer de diversas formas y  evitar que regrese o progrese la enfermedad.

La actitud positiva y la Fe son dos de los mejores tratamientos existentes, si usted o algún conocido padecen o ha padecido de cáncer de seno o cualquier otro tipo de cáncer, estos son dos ingredientes que no deben faltar en su tratamiento. El curarse o sanarse de una enfermedad como lo es el cáncer es un proceso en el cual hay que tomar muchas  decisiones y en ocasiones realizar muchos sacrificios, sin embargo cada día mas tenemos a nuestro alrededor sobrevivientes de cáncer.

 Estos sobrevivientes son nuestros héroes y heroínas día a día, tomaron la decisión de luchar y al final salieron vencedores.

También te puede interesar