Sangrado tras la menopausia, ¿es normal?

por Revista Ginecología y Obstetricia
68 vistas

La menopausia supone el din de la menstruación, de manera que la presencia de sangrado o flujo rosado después de esta etapa no es normal y, de hecho, debe ser motivo de consulta con un especialista.

Generalmente, el sangrado se presenta debido a la atrofia de la mucosa endometrial y vaginal. Aunque en algunas otras ocasiones puede ser provocado por pólipos endometriales o cáncer del endometrio.

Posibles causas

  • Atrofia endometrial: Después de la menopausia, se reduce la producción de hormonas femeninas, de manera que la muscosa del endometrio se vuelve más frágil y fino, generando sangrado anormal.
  • Pólipo endometrial: Es la tumoración benigna en el interior del útero. Los pólipos también pueden aparecer en el cuello del útero o en el canal cervical.
  • Cáncer de endometrio: Es el crecimiento de tumores malignos en el endometrio, generalmente proveniente de células anormales que forman las glándulas en el endometrio.

Diagnóstico y tratamiento

El tratamiento va a depender de la causa del sangrado, de manera que será el especialista quien le brinde a la paciente toda la información acerca del procedimiento a seguir.

Sin embargo, para un diagnóstico objetivo, aparte de la revisión de la historia clínica, antecedentes personasles y familiares, la mujer debe ser sometida a una exploración ginecológica:

  • Ecografía transvaginal: Se realiza con una sonda delgada que permite medir el grosor del endometrio y detallar las características del útero.
  • Biopsia de endometrio: A través de una cánula delgada que se introduce en el útero, se extrae una muestra para analizar bajo el microscopio.
  • Histeroscopia diagnóstica: Se utiliza una pequeña lámpara conectada a una pequeña cámara para visualizar el interior del útero y realizar unas pequeñas intervenciones quirúrgicas en la medida en que son necesarias.

También te puede interesar