Todo lo que debes saber de la terapia de reemplazo hormonal

por Revista Ginecología y Obstetricia
145 vistas

Esta terapia se usa para aliviar algunos síntomas de la permenopausia y la menopausia, como los sofocos y la sudoración nocturna. El tratamiento consiste en insertar hormonas como el estrógeno o la progestina, a través de medicamentos, parches, geles, aerosoles o cremas.

En las últimas décadas del siglo pasado, se llevaron a cargo investigaciones cuyo resultados resaltan los posibles beneficios del tratamiento para la salud del corazón, es decir, que las muejres que se sometan a este tratamiento pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias y aumentar su salud en general.

Por otra parte, dichas investigaciones demostraron también que la terapia de reemplazo hormonal tiene diferentes efectos negativos para el cuerpo humano, como el sangrado vaginal recurrente, incontinencia urinaria y riesgo de padecer derrames cerebrales.

¿Cuáles son los tipos de terapia hormonal?

Terapia hormonal sistémica: Generalmente se utiliza para tratar cualquiera de los síntomas de la menopausia debido a que contiene la dosis más alta de estrógeno.

Productos vaginales en dosis bajas: Se utilizan para aliviar los síntomas vaginales y urinarios comunes de la menopausia.

De igual manera, dependiendo del tipo de terapia que decidas tomar, se deben tener en cuentas diferentes dactores que pueden traducirse en riesgos para ti: la edad y tu historial médico. La decisión que tomes, debe ser bajo el acompañamiento y asesoramiento médico para determinar cuál es la mejor opción para ti.

¿Qué puedes hacer si no puedes tomar la terapia hormonal?

Si para tu médico la terapia no es una opción, puedes adoptar hábitos saludables que permitan reducir los síntomas físicos de la menopausia, como mantenerte fresca, reducir el consumo de cafeína y bebedias alcohólicas, practicar la respiración consciente y algunas otras técnicas de relajación. Probablemente tu médico pueda recomendar algunos medicamentos que no requieren prescripción y que pueden ser de mucha ayuda para sopesar los malestares.

En el caso de los síntomas vaginales como el dolor o la resequedad vaginal, existen alternativas en crema o lubricante que pueden ayudarte a aliviar este problema.

También te puede interesar