La importancia de la buena nutrición en la vida de las mujeres

por Revista Ginecología y Obstetricia
48 vistas

La buena salud de la mujer es fundamental tanto si son madres, como si no lo son. De hecho, la buena alimentación puede ser una gran aliada para las féminas a lo largo de las distintas etapas de desarrollo hormonal como el comienzo de la menstruación, el embarazo, la lactancia y la menopausia.

Alimentación adecuada en la adolescencia

La función principal de la alimentación en la adolescencia, debe ser la de aportar los nutrientes y la energía requerida por el cuerpo. De manera que se debe optar por una alimentación variada y equilibrada.

  • Incluye pan, pasta, arroz y legumbres.
  • Aumenta la porción de frutas y ensaladas
  • No descartes las proteínas de origen animal como los lácteos, la carne, los huevos, pescados y cereales.
  • Recuerda que el agua es la principal y la mejor manera para hidratarnos.
  • Evita el consumo excesivo de grasas, azúcar y sal.

Alimentación adecuada en el embarazo

La alimentación en el embarazo debe ser más cuidadosa que en cualquier otra etapa, de hecho son más las retricciones para una mujer embarazada en cuanto a la comida, que para una que no lo está. La dieta debe ser lo más natural posible y que incluya todos los grupos de alimentación, específicamente proteínas en baja porción y grasas naturales.

Algunos micronutrientes son importantes para la gestación, como el ácifo fólico, la vitamina B12, el hierro, yodo y calcio.

Especialistas aseguran que la lactancia establece las bases de la nutrición del bebé, por lo que no se debe descuidar la alimentación. A través de la leche, el niño recibe todos los nutrientes necesarios para permitir el correcto desarrollo y crecimiento.

Alimentación adecuada en la menopausia

La menopausia generalmente supone complicaciones con la tolerancia al calor, razón por la cual se recomienda adoptar una dieta más alta en proteínas que en hidratos de carbono y baja en grasas, para así evitar las alteraciones en el peso.

  • Distribuye los alimentos en cantidades pequeñas en, por lo menos, 5 o 6 comidas diarias.
  • Consume alimentos integrales ricos en fibra.
  • Aumenta el consumo de pescado de 2 a 3 veces por semana.
  • Toma bebidas alcohólicas con moderación.
  • Incorpora suplementos de calcio y vitamina D.

Fuente consultada: Tu canal de salud TCS.

También te puede interesar