¿Qué debo saber sobre la descarga o flujo por el pezón?

por Revista Ginecología y Obstetricia
68 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La descarga o flujo por el pezón es una queja común en la consulta médica. Puede ser normal o ser signo de un problema significativo. Debemos diferenciarlo de la galactorrea, que es la secreción de leche por el pezón en una mujer que no está lactando y puede ser debido a un tumor en la glándula pituitaria (productora de prolactina) o el efecto de algunos medicamentos.

El flujo por el pezón es común en la edad reproductiva y cerca de 50-80% de las pacientes refieren haber tenido esa experiencia. Debe ser evaluado siempre por un médico porque puede estar relacionado a otras condiciones de salud. Se realiza un historial médico completo incluyendo los medicamentos utilizados.

Se evalúa si ocurre en uno o ambos senos, si tiene color claro, blanco, gris, verdoso, marrón o lechoso. Además, se analiza si existe sangre presente, masa asociada o dolor; si es espontáneo o provocado, así como su relación con el ciclo menstrual. También se realiza un examen físico para evaluar la presencia de masas, dolor, adenopatía, cambios en la piel como apariencia de piel de naranja o descascarada. 

Te puede interesar: ¿Cómo realizar el autoexamen de senos?

Exámenes

Entre los exámenes que se realizan se encuentran pruebas de sangre, examen de secreción microscópica y citológica. Además, se realizan imágenes como la mamografía en mujeres de edad mayor a los 30 y sonomamografía en menores de 30, seguida de mamografía si esta no fuese diagnóstica.

Existen otras modalidades como el ductograma, la ductoscopía y la resonancia magnética. Cualquier hallazgo sospechoso para malignidad debe ser referida a un especialista en seno para un manejo adecuado. 

Las recomendaciones son el autoexamen mensual a partir de los 18 años, el examen clínico por profesional de la salud anual y las imágenes (mamografía) a partir de los 40, más temprano si existen factores de riesgo o algún hallazgo que requiera evaluación. 

Por: José Antonio Rodríguez Alfaro M.D. 
Obstetricia-Ginecología

Puedes encontrar artículos como este en la edición más reciente de nuestra revista impresa: Infección por hongo cándida.

También te puede interesar