Las copas menstruales serían igual de seguras a los tampones y toallas

por Revista Ginecología y Obstetricia
161 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Las copas menstruales no producen fugas y serían igual de seguras a las toallas -compresas- higiénicas y los tampones, así lo afirma un reciente estudio realizado por la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool en Reino Unido.

Y es que la copa menstrual se ha convertido en los últimos años en uno de los métodos para la higiene íntima más utilizados, pese a haber sido creadas en el año 1930. Esto debido a que reduce significativamente los costos y para muchas mujeres es una alternativa mucho más efectiva y cómoda.

Resultados de la investigación

Esta investigación realizó una revisión de más de 3.000 entrevistas hechas a mujeres que utilizaban la copa menstrual y logró evidenciar que las fugas que se producen con el uso de tampones, toallas y la copa menstrual son iguales, e incluso se observó que con el uso de  estas últimas los niveles de fugas son relativamente menores.

Además, según los resultados obtenidos no hay riesgo de sufrir infecciones; alteraciones en la flora vaginal o daños en la piel de la zona pélvica asociados al uso de copas menstruales. Esto las convertiría en una opción segura y efectiva para la higiene femenina.

«Un total de

1.900 millones de mujeres en el mundo están en edad de menstruar -y pasan en promedio 65 días al año manejando su flujo de sangre menstrual-; y,sin embargo, hay pocos estudios de calidad que comparan los medios protección», afirmó Penepole Phillips-Howard una de las principales autores de la investigación.

Según los autores del estudio hay algunos factores sociales involucrados en la limitación de algunas mujeres para utilizar este producto. Dentro de los que se encuentran: el desconocimiento sobre la forma en la que se utiliza, lo prejuicios y la inseguridad. 

Algunos de los componentes utilizados para la elaboración de la copa menstrual son: látex, silicona y caucho. De acuerdo al reciente estudio el uso de materiales de baja calidad aumenta el riesgo de desarrollar infecciones en la zona pélvica. 

Es por esta razón que las mujeres deben averiguar sobre los materiales utilizados. Además, comprobar que el lugar donde se fabrican las copas menstruales cumple con todos los requisitos de la ley; de esta forma podrá evitar problemas de salud a futuro.

También te puede interesar