Estudio descubre factores de riesgo asociados con la sobredosis de opiáceos posparto

por Revista Ginecología y Obstetricia
44 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Investigadores del Massachusetts General Hospital publicaron un nuevo estudio en la revista Addiction que descubre varios factores de riesgo asociados con la sobredosis de opiáceos posparto. Los factores incluyen un historial de sobredosis durante el embarazo, un diagnóstico de trastorno por uso de opiáceos (TDA), abstinencia neonatal de opiáceos y un uso mayor que el promedio de atención de emergencia en el año anterior al nacimiento.

El estudio es una continuación de un estudio de 2018 que encontró que las tasas de sobredosis de opiáceos disminuyen a medida que las mujeres progresan durante el embarazo pero aumentan significativamente después de dar a luz.

Trastorno por uso de opiáceos

Otro hallazgo clave del estudio fue que el trastorno por uso de opiáceos (OUD, por sus siglas en inglés), medido por un reclamo de seguro en el año anterior al nacimiento, sólo se identificó en el 46.6 por ciento de los casos. Esto sugiere que las posibles vías para apoyar a las familias son críticas tanto durante el embarazo como después del nacimiento.

El estudio también sugiere que el reclamo de diagnóstico de OUD puede haber sido subestimado en el conjunto de datos o más probablemente, algunas mujeres no fueron examinadas para OUD durante el embarazo, tenían miedo de revelar su trastorno por uso de sustancias a su proveedor prenatal, o comenzaron a usar sustancias después del parto.

Te puede interesar: Antidepresivos durante el embarazo aumentan el riesgo de diabetes gestacional

«El período posparto es un período vulnerable para las mujeres durante el cual sus necesidades de salud a menudo no son atendidas«, dijo Davida M. Schiff, MD, MSc, de la División de Pediatría Académica General del Hospital General de Massachusetts (MGH) y autora principal del estudio.

«Tenemos la oportunidad de hacer de esta evaluación una prioridad entre los pediatras, los programas de visitas domiciliarias y los proveedores de intervención temprana que interactúan con frecuencia con las mujeres y las familias posparto, de la misma manera que hacemos las evaluaciones para los trastornos del estado de ánimo posparto»,

dijo.

Es crucial, agregó, que una vez que se realice la evaluación, se establezcan sistemas de apoyo y no punitivos para ayudar a las familias que necesitan tratamiento. «No basta con hacer una prueba de detección«, dijo Schiff. «Tenemos que hacer un mejor trabajo al proveer el tipo de cuidado de apoyo que haríamos para cualquier otro problema de salud crónico«.

Te puede interesar: Depresión postparto: síntomas de alerta

Otros factores asociados

Entre las mujeres que no tenían un diagnóstico de OUD, otros factores positivamente asociados con la sobredosis posparto incluían la raza blanca no hispana, ser soltera, tener seguro público, dar a luz por cesárea, participar en programas de tratamiento de la adicción financiados con fondos públicos, encarcelamiento, y parto prematuro o de bajo peso al nacer.

Los investigadores observaron la historia clínica de unas 175.000 mujeres en el año anterior y el año posterior al parto en Massachusetts, e identificaron a 189 que tenían al menos una sobredosis de opiáceos posparto.

«Encontramos que el índice de sobredosis posparto, tanto mortal como no mortal, es poco común, pero algunas mujeres están en mayor riesgo«, señaló el autor principal Timothy Nielsen, MPH, estudiante de doctorado de la Universidad de Sídney y ex becario de epidemiología del Departamento de Salud Pública de Massachusetts.

«Dada la significativa morbilidad relacionada con la sobredosis de opiáceos, debemos hacer todo lo posible para apoyar a las madres más vulnerables en el año siguiente al parto»,

aseguró.

Los otros coautores del estudio son Dana Bernson, MPH, y Hafsatou Diop, MD, MPH, del Departamento de Salud Pública de Massachusetts; Mishka Terplan, MD, MPH, de la Universidad de Virginia Commonwealth; Sarah E. Wakeman, MD, Amy M. Yule, MD, Elsie M. Taveras, MD, MPH, y Timothy E. Wilens, MD, de MGH; y Pooja K. Mehta, MD, MSHP, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana.

También te puede interesar