Las embarazadas tendrían un mayor riesgo de tener partos prematuros en los días calurosos

260 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Aproximadamente una cuarta parte de los niños en los Estados Unidos nacen dos o tres semanas antes de la fecha prevista de parto, lo que los califica como “prematuros”. Los embarazos típicamente duran 40 semanas, así que se podría pensar que nacer dos o tres semanas antes de tiempo no importaría. Sin embargo, los niños que nacen sólo dos o tres semanas antes corren un riesgo ligeramente mayor de sufrir problemas respiratorios, como el asma, más adelante en la infancia. 

El clima caluroso, explica Alan Barreca, Profesor Asociado de Economía Ambiental, Universidad de California, Los Ángeles, en su artículo en The Conversation, es un factor de riesgo potencial en los partos tempranos porque la exposición al calor puede aumentar el nivel de oxitocina de la madre, una hormona que regula el parto.

A pesar del vínculo plausible, persisten las preguntas sobre el número de partos afectados por el clima caluroso cada año en los EE.UU. o si el clima caluroso acelera el tiempo de entrega por horas, días o semanas.

Barreca es un economista que ha pasado gran parte de su carrera en una década investigando cómo el clima afecta la salud humana, con un enfoque en la salud infantil y materna. Comencé en esta carrera en 2008 porque quería entender por qué la salud infantil es mucho peor hoy en día en las partes más calientes de los EE.UU., como Luisiana. Ahora, trabajo en estos temas para ayudar a identificar amenazas desconocidas para la salud relacionadas con el cambio climático.

Te puede interesar: Depresión posparto: síntomas de alerta

Nuevas pruebas sobre los días calurosos y el riesgo de entrega

El último trabajo del investigador con Jessamyn Schaller en Claremont McKenna, publicado en la edición del 2 de diciembre de 2019 de Nature Climate Change, se centra en el efecto del clima cálido en los partos prematuros. Recopilaron 56 millones de registros de nacimiento de los Estados Unidos durante el período 1969-1988. Luego comparamos el condado de nacimiento registrado con los datos meteorológicos diarios para ver si el clima cálido, de hecho, conduce a entregas más tempranas.

Pero, había dos retos de datos que necesitaban superar.

En primer lugar, los lugares más cálidos tienen otros problemas, muchos de los cuales no están relacionados con el clima. Más personas en Mississippi, por ejemplo, no tienen seguro médico.

Para sortear este desafío, analizamos períodos de tiempo con clima impredeciblemente caluroso, que definimos como un exceso de días calurosos con temperaturas máximas de 90 grados Fahrenheit (32 grados Celsius) o superiores para un condado y una época del año determinados. Este enfoque controla los cambios sociales lentos que afectan la salud infantil independientemente del clima, como el acceso a la atención médica.

Segundo, medir la duración del embarazo (o lo que los obstetras llaman duración gestacional) es difícil. Los embarazos comienzan técnicamente al comienzo del último período menstrual antes de la concepción. Algunas madres pueden recordar esta fecha, pero los datos sugieren que hay muchas suposiciones, ya sea por parte del hospital o de la madre.

Aquí es donde el estudio se vuelve creativo. Comprobaron si había cambios en los plazos de entrega. Tomando un ejemplo hipotético: Pudieron observar 10 nacimientos más que el promedio en el condado de DeKalb, Georgia, uno de los muchos condados en nuestros datos, en un día inusualmente caluroso para esa época del año. Suponiendo que el clima caluroso causara que esos nacimientos ocurrieran dos días antes, deberían observar 10 nacimientos menos que el promedio para el condado de DeKalb dos días después de que el clima caluroso disminuya. Con este enfoque, sólo necesitamos datos sobre el clima y las fechas de nacimiento, y no la fecha de inicio del embarazo.

Las estimaciones implican que alrededor de un 5% más de niños nacen en días calurosos -de más de 90 grados Fahrenheit- de lo que cabría esperar. En total, el clima caluroso causó que alrededor de 25.000 bebés nacieran más temprano de lo que lo habrían hecho de otra manera en los Estados Unidos. La pérdida promedio es de unos seis días de gestación. Sin embargo, las pérdidas fueron potencialmente tan grandes como dos semanas para algunos nacimientos.

Te puede interesar: Diabetes y obesidad en embarazadas duplicarían riesgo de disrafismo espinal en bebés

Lecciones para el cambio climático

Este no es el primer estudio en considerar cómo el clima podría influir en la salud fetal. Varios estudios analizan el parto prematuro (menos de 37 semanas de gestación), aunque utilizan muestras muy pequeñas. El enfoque creativo del investigador y el amplio conjunto de datos les permitió calcular las reducciones relacionadas con el clima en la duración de la gestación en todos los Estados Unidos.

Desafortunadamente, la investigación no puede dar la razón específica por la cual el clima cálido causa entregas más tempranas. Puede o no ser porque el clima cálido aumenta la oxitocina e induce el trabajo de parto. Y, no está claro qué tan mal estarán estos niños cuando lleguen a la edad adulta por haber nacido un poco antes de tiempo, especialmente porque no podemos decir si los nacimientos califican como prematuros o a término temprano. Sin embargo, un estudio reciente encontró que la exposición fetal al calor tiene impactos duraderos en la adultez.

Es probable que los riesgos para las mujeres que dan a luz a una edad temprana aumenten en los próximos años con el cambio climático. Por supuesto, las reducciones exactas en la duración de la gestación son difíciles de predecir porque no está claro cómo se verá nuestro mundo futuro una vez que los 90 grados más F (32 grados más C) días calurosos se vuelvan mucho más frecuentes.

Pero, para darles una idea de la magnitud, la investigación predijo que un clima más caluroso debido al cambio climático induciría alrededor de 42.000 entregas adicionales al año en los Estados Unidos para finales de siglo. Eso es más de 1 de cada 100 nacimientos.

También te puede interesar