Tratamientos para el sangrado uterino anormal asociado a fibromas

292 vistas

Por: Josefina Romaguera MD, MPH
Catedrática del Recinto de Ciencias Medicas en Puerto Rico

La menstruación se considera normal cuando el sangrado uterino ocurre cada 21 a 35 días y no es excesivo. La duración normal del sangrado menstrual es de dos a siete días. El sangrado uterino anormal (SUA) se produce cuando la frecuencia o cantidad de sangrado uterino difiere de estos parámetros o cuando la mujer sangra entre sus períodos menstruales. El SUA puede ser causado por una variedad de factores. Las dos causas más comunes son las anomalías estructurales del sistema reproductivo y los trastornos de la ovulación.

Toda mujer posmenopáusica debe buscar atención inmediata de un médico si experimentan sangrado vaginal.  

Las causas estructurales más comunes de SUA incluyen lesiones benignas (no cancerosas) del útero, como pólipos, fibromas (miomas) y adenomiosis.  Existen varias alternativas para el tratamiento de SUA debido a los fibromas uterinos.  Por medio de histeroscopia los fibromas dentro de la cavidad uterina se pueden remover. También tenemos disponibles dispositivos intrauterinos que contienen levonorgestrel (hormona) y son útiles en el tratamiento del sangrado menstrual abundante asociados a los fibromas. Los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas, como el ibuprofeno y los compuestos relacionados, también han demostrado reducir el sangrado menstrual excesivo en algunas mujeres con fibromas.

En ocasiones, el médico puede recomendar el uso de análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GHz) para controlar temporalmente la hemorragia uterina excesiva, en particular para el tratamiento del sangrado asociado a anemia. Estos compuestos detienen la liberación de FSH y LH y causan una caída en la producción de estrógeno a niveles propios de la menopausia. El uso a corto plazo de los análogos del GHz en combinación con suplementos de hierro puede mejorar los síntomas, bajar el tamaño del fibroma y corregir la anemia.

Otras alternativas de tratamiento incluyen la ablación endometrial, procedimiento, que utiliza radiofrecuencia térmica, criocirugía (congelamiento) o un rayo láser para eliminar el endometrio y, generalmente, corrige el flujo menstrual abundante. No se debe realizar una ablación si la mujer todavía desea mantener la fertilidad

Si las pacientes no responden a tratamiento médico, se puede recomendar la extirpación quirúrgica de los fibromas (miomectomía) para aquellas mujeres que deseen preservar su capacidad reproductiva. 

En pocas ocasiones se recomienda una histerectomía para tratar el sangrado menstrual abundante. Este procedimiento se debe considerar únicamente si la paciente ya no desea tener hijos y ha fayado las otras alternativas. El tipo de técnica quirúrgica dependerá tanto del tamaño como de la ubicación de los fibromas. La miomectomía se puede realizar a través de la histeroscopia, la laparoscopia (tradicional o robótica) o una incisión abdominal (laparotomía). Algunas mujeres pueden elegir la extracción del útero (histerectomía) a través de una de varias vías (vaginal, laparoscopia, laparotomía).

Al presente existe una amplia variedad de tratamientos disponibles para tratar el sangrado uterino anormal debido a los fibromas, la amplia variedad de tratamientos disponibles por lo general puede resolver el problema. Las pacientes deben hablar con sus médicos acerca de qué opciones médicas o quirúrgicas puede ser mejor para ellas.

También te puede interesar