Tocofobia: el miedo al embarazo y al parto

183 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

Es normal que para muchas mujeres el embarazo sea una razón de celebración. Sin embargo, existe otro grupo a las que les genera preocupación o temor a afrontar tanto los nueve meses de embarazo como el parto; lo que las lleva a presentar lo que se denomina tocofobia.

Los miedos pueden ser normales a excepción de cuando son muy intensos, recurrentes, irracionales y desproporcionados. En ocasiones, solo el hecho de hablar sobre el tema puede hacer a las mujeres temblar, sudar o desatar ataques de ansiedad.

“Una mujer puede sufrir tocofobia por una variedad amplia de razones. He encontrado mujeres que tienen dificultad en verse como madres lo que se debe, generalmente, a problemas en su propia infancia. Incluso con su relación materno filial. Otras pueden tener miedo de enfermar o tener inconvenientes durante el embarazo o el proceso del parto. Hay documentación que explica, incluso, que las mujeres que sufren tocofobia podrían haber sido víctimas de violación o abuso sexual”,

explicó Bárbara Bravo, psicóloga sanitaria a La Vanguardia.

Te puede interesar: Por qué las embarazadas deben comer espárragos verdes

Estudio

Esta fobia afecta al 14 por ciento de las mujeres de todo el mundo, así lo mostró un estudio de la revista médica Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica en 2017. El estudio se realizó en más de 850 mil mujeres embarazadas de 18 países diferentes. Los encargados de la investigación puntualizaron que “la prevalencia de tocofobia había aumentado desde el año 2000 en adelante” pero que, aún así y por la falta de información sobre el tema, “los resultados deben interpretarse con cautela”.

El estudio sobre tocofobia relata que es “tres veces más probable que una mujer de entre 16 y 24 años reciba este diagnóstico. En la mayor parte de los casos, esta fobia está ligada a trastornos de ansiedad sufridos por la paciente con anterioridad”. A través de estos datos se pueden diferenciar dos tipos de tocofobia:

Tocofobia primaria

La tocofobia primaria afecta a mujeres que nunca han estado embarazadas. Estas temen sufrir en el parto, les preocupan los cambios por los que su cuerpo pasará durante el embarazo, les asusta la responsabilidad de ser madres. También sienten miedo por la probabilidad de que el hijo nazca con alguna enfermedad o algún tipo de problema. 

Tocofobia secundaria

La tocofobia secundaria se da en mujeres que han vivido un parto o embarazo traumático y han desarrollado temor a que esto se repita en ocasiones futuras.

Te puede interesar: Cinco cosas que quizás desconoces de las cesáreas

Mayores miedos

Las estadísticas demuestran que el punto álgido del miedo se encuentra en el momento de dar a luz y, aunque la medicina actual ha permitido que disminuya la mortalidad de mujeres en el momento del parto, estas desarrollan “temor a los hospitales, a la atención del personal médico, a la utilización de instrumentos etcétera”.

Además de este tipo de causas se presentan otras que tienen origen en la adolescencia: visualización de vídeos escolares que presentan escenas del parto o vivencias de otras mujeres, sobre todo si proceden de madres y más aún si éstas han tenido una experiencia traumática. Otras causas pueden ser haber temido por su vida o por la del bebé.

Te puede interesar: Las embarazadas tendrían un mayor riesgo de tener partos prematuros en los días calurosos

Buscar ayuda

Algunos de los inconvenientes con los que se encuentran las mujeres que sufren tocofobia vienen por parte de sus familiares, por ejemplo, que éstos piensen que la mujer “exagera” o que “no se trata, realmente, de un problema grave”. En otros casos la presión de la familia para que la mujer sea “de una vez por todas” madre, incrementa la ansiedad que puede provocar esta fobia.

Para poder superar la tocofobia sería conveniente que las mujeres pudieran contar con el apoyo adecuado para poder dar a luz de forma satisfactoria, segura y tranquila. La psicoterapia es una forma de tratar este trastorno: se debe reconocer el miedo proporcionando información, buscando el origen del miedo y tratándolo.

También te puede interesar