Activación de una vía genética retrasaría el progreso del cáncer de mama metastásico

171 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La metástasis, la propagación de las células tumorales a sitios distantes, es la principal causa de muerte de las personas afectadas por el cáncer. Al no existir una cura terapéutica disponible, es evidente que se necesitan urgentemente nuevos tratamientos.

En un estudio publicado en la revista internacional Cancer Research, una revista de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer, los investigadores del Instituto de Investigación del Cáncer Olivia Newton-John (la Escuela de Medicina del Cáncer de la Universidad La Trobe) han demostrado que cuando la proteína morfogenética ósea Proteína-4 (BMP4) se desconecta, el cáncer de mama puede volverse más agresivo. La BMP4 está activa durante el desarrollo fetal y se mantiene durante la edad adulta en algunos órganos sanos, incluyendo el seno.

El estudio fue dirigido por los investigadores Dr. Bedrich Eckhardt y el Profesor Robin Anderson, Jefe del Programa de Cáncer de Mama Traslacional. Este se planteó la hipótesis de que la restauración de la actividad de la BMP4 bloquearía la capacidad de los tumores de mama para hacer metástasis, informó Science Daily.

Cáncer de mama metastásico

“En esencia, este estudio ha demostrado que los altos niveles de la proteína BMP4 en pacientes con cáncer de mama se asocian con mejores resultados, relacionados con la reducción del cáncer de mama metastásico. Este es un hallazgo emocionante ya que no ha habido reducción en las tasas de mortalidad de las personas con cáncer de mama metastásico durante más de 20 años”,

dijo el profesor Anderson.

Este estudio de investigación translacional reveló que los niveles de la proteína BMP4 se reducen a menudo en el cáncer de mama en etapa tardía. Pero cuando los niveles de BMP4 se restauraron en modelos preclínicos de cáncer de mama metastásico, pudo bloquear la metástasis a distancia en múltiples órganos, incluidos el pulmón y el hueso.

Esos hallazgos han sido logrados mediante la colaboración con investigadores del Centro de Cáncer Peter MacCallum, el Hospital Fiona Stanley (Universidad de Australia Occidental) y el Centro de Cáncer MD Anderson (Universidad de Texas, EUA).

“Como parte del estudio, pudimos demostrar cómo el BMP4 activa las vías celulares para bloquear la capacidad de las células tumorales de hacer metástasis. También de mostrar de manera importante que las proteínas clave inducidas por el BMP4 son críticas para bloquear la metástasis reduciendo el número de células tumorales circulantes dentro de la sangre”,

explica el Dr. Eckhardt.

Siguientes desafíos

El objetivo final es llevar una nueva terapia a la clínica a través de ensayos clínicos. La siguiente fase de investigación se centrará en encontrar un compuesto que imite las acciones antimetastásicas del BMP4.

“Un desafío actual es que la proteína BMP4 tiene una vida media activa de sólo 15 minutos o menos en el cuerpo después de su administración; por lo que no es una terapia práctica a largo plazo. Ahora nos centraremos en encontrar una forma más viable desde el punto de vista terapéutico de imitar la acción de la BMP4 in vivo como nueva terapia principal para las pacientes con cáncer de mama metastásico”,

concluyó el profesor Anderson.

También te puede interesar