¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica?

401 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La enfermedad inflamatoria pélvica es causada con frecuencia por la presencia de una bacteria en el aparato reproductor femenino; esta puede trasladarse a otras zonas del cuerpo y causar dolor crónico e infertilidad.

Son múltiples las bacterias que pueden causar esta enfermedad, las más frecuentes son la Chlamydia y la gonorrea. Las cuales son transmitidas mediante las relaciones sexuales sin protección; en otros casos las bacterias puede ingresar a esta zona luego de dar a luz o después de un aborto.

Además existen algunos factores que incrementan el riesgo de desarrollar esta patología, entre estas se encuentran: tener varias parejas sexuales, antecedentes familiares de esta enfermedad, tener relaciones sexuales sin preservativo, usar frecuentemente duchas vaginales o ser portador de una enfermedad de transmisión sexual.

Síntomas

Como su nombre lo dice, la principal característica de esta patología es la inflamación de los órganos genitales de la mujer. Sin embargo la enfermedad inflamatoria pélvica también puede desarrollarse sin producir síntomas, si los causa las mujeres pueden presentar:

  • Dolor y presencia de sangrado luego de las relaciones sexuales
  • Dolor pélvico y en la parte baja del abdomen
  • Flujo vaginal abundante y con mal olor
  • Dolor al orinar
  • Sangrado uterino anormal (entre ciclos menstruales)
  • Fiebre

Si la enfermedad inflamatoria pélvica no es tratada de forma oportuna puede producir varias complicaciones de salud. Algunas de estas son la esterilidad, dolor pélvico crónico, abscesos en las trompas de falopio y los ovarios o embarazos ectópicos.

Tratamiento

El tratamiento de esta patología se basa en la prescripción de medicamentos que incluyen antibióticos para tratar la infección y combatir la bacteria. Además, el médico tratante puede sugerir que tu pareja también inicie un tratamiento para prevenir se desarrolle nuevamente la infección.

En algunos casos puede ser necesario abstenerse de tener relaciones sexuales mientras se realiza el tratamiento, para asegurarse de que las infecciones no afectarán a ninguna de las parejas sexuales de la persona.

También te puede interesar