La sinequia vulvar: un problema ginecológico de la pubertad

193 vistas

Una preocupación constante en las mujeres son los problemas ginecológicos. Por esto, es importante que los padres estén pendientes del correcto desarrollo de los genitales desde pequeños y que enseñen a sus hijos a tener rutinas de cuidado y limpieza. 

Existen pequeños detalles que en ocasiones los padres omiten como lo es la adherencia entre los labios menores de la vulva. Esta adherencia no permite ver completamente la entrada de la vagina y es llamada la sinequia vulvar, una condición benigna. 

La sinequia vulvar es más frecuente en menores -antes de la pubertad- entre los 3 a 6 meses y los 6 años. Para la Asociación Española de Pediatría es uno de los problemas ginecológicos más comunes.

Aunque es una condición alarmante debemos mantener la calma, pues no se trata de una malformación congénita (como el himen imperforado o cerrado), sino que es una anomalía del desarrollo genital femenino. 

¿Cuáles son sus síntomas?

Por lo general, esta patología es asintomática y es descubierta en las exploraciones rutinarias con el pediatra. En ocasiones puede ser total o parcial, siendo esta la más habitual, pues, se resuelve de forma natural cuando aumenta la producción de estrógenos al llegar la pubertad. 

Sin embargo, puede que muchas niñas presenten irritaciones locales o infecciones de orina que suelen ser repetitivas. Esto ocurre cuando las sinequias vulvares son totales y pueden provocar molestias, dificultad para orinar, goteo después de orinar, flujo vaginal abundante y con mal olor.

Tratamiento

Las niñas que padecen esta patología pueden optar por aplicar vaselina pura, preparados de vitamina A+D, crema de corticoide o crema de estrógenos. Emplea estos tratamientos separando suavemente los labios, claro esta, según las pautas del pediatra o cirujano pediátrico.

Los expertos aseguran que si esta condición no presenta síntomas, es preferible no tratar. Se recomienda mantener una buena higiene genital, se puede presionar levemente con la toallita o con vaselina cuando se limpie, poco a poco y muy suavemente.

Fuente consultada: Vida y Estilo

También te puede interesar