Free bleeding: todo lo que debes saber sobre el sangrado libre

por adminGEM
485 vistas

En los últimos años ha tomado fuerza un movimiento feminista que consiste en abstenerse voluntariamente de utilizar algún producto de recolección menstrual como las copas, toallas tampones, entre otros. Esta práctica recibe el nombre de ‘free bleeding’.

Lo cierto es que desde la menarquia, la mayoría de las mujeres sufrimos todos los meses con la llegada de la menstruación y los accidentes que pueden ocurrir cuando el flujo es muy abundante, o cuando calculamos mal la posición de las compresas en la ropa interior; bien, el free bleeding busca romper con los estigmas del manchado.

Algunos expertos aseguran que desde los años 70, algunas mujeres decidieron dejar fluir el sangrado libremente y de forma natural como una moción de protesta hacia los casos del síndrome de shock tóxico asociado a los tampones. Adicional a esto, hay quienes aseguran que más que tratarse de una elección, las mujeres estamos en la obligación social de utilizar productos de retención menstrual.

Hasta hace unos años, el movimiento fue impulsado nuevamente luego de que Kiran Ghandi fuera vista durante la maratón de Londres 2015 poniéndolo en práctica, desde entonces ha sido considerado como una forma de activismo menstrual que tiene como objetivo la sensibilización y naturalización del periodo menstrual de la mujer, al tiempo que cuestiona la forma en que es tratado socialmente.

¿Cómo funciona?

Hay mujeres que lo practican solo en casa mientras entienden el proceso previo del cuerpo para expulsar la sangre, pues contrario a lo que se cree, la menstruación no es como una llave abierta que funciona en cualquier momento: se requiere de una contracción uterina y al reconocerla podemos ser capaces de decidir si contener el sangrado o dejar que fluya.

Sin embargo, por el uso de compresas, tampones y copas y la confianza que depositamos en estos productos no prestamos atención a estos dolores y los asociamos con los cólicos. Cuando seamos capaces de reconocer esas contracciones, podremos incluso retener la sangre mediante los ejercicios de Kegel.

Otra de las ventajas que ha permitido esta práctica, es la naturalización del manchado. Y es que por muchas personas, la menstruación es comparada con desechos del organismo como las heces cuando no es así.

Más allá de una creencia política o social, el free bleeding pretende promover la normalización del periodo menstrual y sus accidentes, tanto por aquellas que menstruan, como por aquellos que no lo hacen.

También te puede interesar