Flujo vaginal: tipos y que significado tiene cada uno

210 vistas

La secreción vaginal es la encargada de mantener nuestra zona íntima limpia, humectada y, además, nos ayuda a combatir y prevenir infecciones. Para muchas mujeres este flujo es algo confuso, ya que varía de color, textura, olor y cantidad a lo largo del ciclo hormonal. 

Aunque los expertos aseguran que esta secreción vaginal es normal, también hay que estar monitoreando, porque algunas características nos pueden estar indicando la presencia de que algo no está bien en nuestro cuerpo. 

¿Qué es la secreción vaginal?

La secreción vaginal es la que abarca cualquier fluido no menstrual que salga de la vagina, como la lubricación, el fluido de excitación, los espermatozoides del día anterior y el flujo cervical. 

Si te estás preguntas qué y cuál es la función del flujo cervical, pues es aquella que acompaña a las mujeres durante todo el ciclo y es producida por las células del cuello uterino. Este flujo, como mencionamos anteriormente, va cambiando y puede ser seco, húmedo, pegajoso o cremoso.

La función principal del flujo cervical es que cuando está fértil, permite que los espermatozoides entren en el útero y lleguen al óvulo durante la ovulación, es decir, dicho flujo cambia para permitir o no el paso de los espermatozoides por el cuello del útero y también los protege de la acidez vaginal.

Es importante que entendamos que la secreción vaginal es totalmente normal y, también, que varíe a lo largo del ciclo. Si en algún momento notas un cambio repentino en el olor, color o consistencia, puede ser síntoma de un desequilibrio bacteriano, una infección o en el peor de los casos un cáncer de cuello uterino.  

Tipos de flujos vaginales

  • Blanco: es normal, especialmente si ocurre durante la ovulación o justo después de la menstruación. Aunque, si este flujo viene acompañado de dolor y/o picazón, puede un signo de infección. 
  • Amarillo: si este tipo de flujo es amarillento pálido, sin olor y no presentas ningún otro síntoma, no es motivo de preocupación. Sin embargo, una secreción amarilla en algunos casos es un signo alarmante de una infección de transmisión sexual. 
  • Transparente: suele ser normal y puede llegar a ser elástico y con una consistencia como de clara de huevo en el momento de la ovulación. 

Como sabemos, la vagina tiene un ecosistema que tiene como objetivo el equilibrio específico de bacterias, pH y humedad, siendo susceptible a los cambios internos y externos, y puede llegar a ser alterado. 

La secreción vaginal normal es cuando es clara y no tiene olor. La cantidad y consistencia es lo que realmente cambia durante el ciclo, dichos cambios son totalmente normales. Es fundamental recalcar que la cantidad puede cambiar debido a la actividad sexual y al uso de métodos anticonceptivos.

Fuente consultada: Vaico Medical 

También te puede interesar