Cuidados que debes tener con tu piel durante la menopausia

por Revista Ginecología y Obstetricia
176 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La menopausia es un ciclo que marca el final de la etapa fértil de las mujeres, razón por la cual se producen múltiples cambios en el cuerpo. Estas alteraciones pueden afectar la salud de la piel, provocando sequedad, flacidez y aparición de manchas, en este artículo te contamos cómo mantener en un buen estado de salud tu piel.

Empecemos por explicar los cambios que se producen durante esta etapa. La producción de hormonas como la progesterona y estrógeno se reduce con la llegada de la menopausia; esto complica la reparación de los tejidos y disminuye la elasticidad de la piel.

Consejos para mantener en buen estado tu piel

A continuación te damos algunos consejos para que la llegada de la menopausia no se convierta en un dolor de cabeza para ti y provoque daños en tu piel.

Utiliza protección solar

Proteger tu cutis de la luz solar es uno de los aspectos más importantes en esta etapa pues permite hidratarla y evitar lesiones al exponerse al sol. Para escoger el protector solar ideal para tu tipo de piel es necesario que acudas al dermatólogo.

Recuerda que la recomendación de los expertos es tomar el sol por lo menos 15 minutos al día para sintetizar la vitamina D. Sin embargo, es importante evitar esta exposición al medio día, porque el sol es mucho más fuerte y puede causar lesiones en la piel.

Exfolia tu piel de forma regular

Como la reparación de los tejidos durante la menopausia se suele retrasar, la exfoliación te ayudará a eliminar las células muertas y a su vez reducir la sequedad del cutis. La frecuencia con la que debes realizar este tratamiento depende de tu piel, pues hacerlo de forma diaria puede provocar irritación cuando la piel es sensible.

No te olvides de la limpieza

Limpiar tu cara al finalizar el día evitará que se acumulen partículas dañinas para el cutis, pero debes tener cuidado con los productos que utilizas para este proceso de limpieza. ¿Por qué? Algunos jabones y elementos limpiadores pueden aumentar la resequedad y causar irritación pues contienen componentes agresivos.

Cuida tu alimentación

Para nadie es un secreto que lo que comes tiene un efecto directo en tu salud y el funcionamiento del cuerpo. Por esto, durante esta etapa se recomienda consumir alimentos ricos en vitaminas A, C y E; todos estos contienen propiedades antioxidantes que protegen e hidratan tu piel.

También te puede interesar