¿Qué son los tubérculos de Montgomery y por qué son tan importantes en la lactancia?

por Revista Ginecología y Obstetricia
39 vistas

Quizás nos hemos notado y hasta nos hemos preguntado por los pequeños bultitos en el pecho que rodean los pezones, ¿qué son?, ¿son normales?, ¿debería preocuparme si tengo muchos o por el contrario tengo pocos?

Y la verdad es que la respuesta es muy interesante, pues se tratan de pequelas glándulas sebáceas encargadas de mantener lubricada e hidratada la areola y el pezón, al tiempo que los protege de bacterias que puedan atacar esa zona.

Durante el embarazo, estas glándulas van creciendo en número y en tamaño como respuesta a la preparación natural para la lactancia. Curiosamente, muchos expertos aseguran que desprenden un olor característico que atrae a los bebés al pecho de mamá. De ahí que ronde el rumor de que los pechos deben lavarse solo con agua para no alterar esta función.

El número de protuberancias varía de mujer a mujer, independientemente de que sean madres o no. La importancia de estas glándulas es la misma para ambos casos, por ello no se debe entorpecer su función con cremas, lociones o lavando los pechos después de alimentar al bebé.

Si con el paso de los meses, el pecho empieza a presentar agrietamientos o dificultades a la hora de amamantar, probablemente el médico encargado de tu caso decida recetarte un par de cremas correspondientes a un tratamiento tópico, pero más allá de esta excepción restringe el uso de productos de cualquier tipo en esta zona.

También te puede interesar