La insuficiencia ovárica primaria precisa tratar a largo plazo las secuelas

135 vistas

La insuficiencia ovárica primaria no es la menopausia precoz de nuestras madres, señaló la Dra. Laurie Mckenzie a los asistentes al Congreso del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) de 2021.

Anteriormente conocida como falla ovárica primaria, el síndrome de insuficiencia ovárica primaria ya no designa una falla, en parte por las connotaciones negativas del término, pero principalmente porque no es exacto, comentó la Dra. McKenzie, endocrinóloga reproductiva y profesora asociada de obstetricia y ginecología en el University of Texas MD Anderson Cancer Center con nombramiento conjunto en el Baylor College of Medicine, ambos en Houston, Estados Unidos.

“Muchas de estas mujeres, en especial en las primeras fases del diagnóstico, pueden experimentar alguna función ovárica intermitente, por lo que no es una falla completa de los ovarios”, indicó la Dra. McKenzie.

Aunque el trastorno no es frecuente, al afectar a casi 1% de la población femenina “es la clase de problema que cuando un ginecólogo atiende en su consultorio a una persona que lo presenta, necesita saber muy bien cómo abordarlo, porque estas mujeres están comprensiblemente muy afligidas”, comentó la Dra. Lauren Streicher, profesora clínica de obstetricia y ginecología en la Northwestern University, en Chicago, Estados Unidos.

Lee también: Médicos deben aconsejar a pacientes sobre aumento de peso gestacional

Las mujeres que desarrollan insuficiencia ovárica primaria pierden su actividad ovárica antes de los 40 años de edad y presentan alteración menstrual con aumento de las gonadotropinas y estradiol bajo. Los síntomas consisten en síntomas vasomotores de la menopausia y sudaciones nocturnas características de la deficiencia de estrógenos, así como síntomas vaginales que incluyen dispareunia y sequedad. Otros síntomas pueden consistir en trastorno del sueño, cambios en el estado de ánimo, concentración deficiente, rigidez, sequedad de los ojos, alteraciones de la frecuencia urinaria, escasa libido y falta de energía.

La Dra. McKenzie instó a los médicos a preguntar a las mujeres sobre sus síntomas si presentan amenorrea, porque las pacientes jóvenes con amenorrea primaria raras veces tienen síntomas al inicio, “lo que implica que estos síntomas se deben a la supresión de estrógenos más que a su deficiencia”. El diagnóstico implica confirmación de amenorrea u oligomenorrea durante 4 a 6 meses y dos determinaciones de hormona estimulante del folículo con valores elevados. Después de esta evaluación diagnóstica los médicos deberían buscar la causa del trastorno.

Causa de insuficiencia ovárica primaria y trastornos asociados

Una amplia variedad de trastornos o factores genéticos puede causar insuficiencia ovárica primaria o ser más probable en pacientes con insuficiencia ovárica primaria, indicó la Dra. McKenzie. Muchas pacientes a las que se diagnostica insuficiencia ovárica primaria tienen anomalías cromosómicas y no hay un umbral para las pruebas genéticas. La mayoría de estas causas genéticas (94%) la constituyen anomalías en el cromosoma X, lo que incluye manifestaciones dismórficas relacionadas con el síndrome de Turner, disgenesia gonadal y anomalías de FMR1. Las mutaciones de genes autosómicos también pueden desempeñar un papel en la insuficiencia ovárica primaria.

Con información de Medscape

También te puede interesar