Exposoma: factores de riesgo y prevención en el cuidado de tu piel

109 vistas

La exposición al sol, la contaminación, la dieta… Son muchos los factores que (además del paso del tiempo) influyen en la salud de nuestra piel y aceleran su envejecimiento. Es lo que se conoce en conjunto como exposoma y conocerlo nos puede ayudar a prevenir problemas y mejorar el cuidado de nuestra piel.

Los factores que componen el exposoma tienen que ver con nuestro estilo de vida, pero también con aspectos externos como la exposición ambiental. Todos ellos se entremezclan e interactúan en nuestra día a día y es fundamental conocerlos para tomar las medidas adecuadas de prevención.

El doctor Thierry Passeron, profesor de dermatología en el Hospital Universitario de Niza, ha hablado sobre el papel del exposoma en la piel en Cumbre científica y dermatológica organizada por los Laboratorios Vichy y ha explicado que cada vez hay más evidencia del impacto de los diversos factores que lo componen, no solo en la estructura de la piel sino también en su función de barrera frente a las agresiones externas.

Veamos cuáles son los factores que conforman el exposoma:

Radiación UVA

Es tal vez uno de los factores más conocidos que afectan al envejecimiento de la piel .

Sabemos que los rayos UVA hacen que aparezca sequedad en la piel, promueven los brotes de acné y también son el factor principal para desencadenar las manchas oscuras que empeoran con el tiempo“, explica Passeron.

Cuando estamos expuestos crónicamente a los rayos UVA es muy conocido que puede causar cáncer de piel, pero también disminuye nuestra respuesta inmunológica. Esto explicaría por qué tenemos brotes de herpes después de haber estado expuestos a los rayos UVA”, indica el doctor.

Además, la exposición crónica a los rayos UVA, especialmente a los de onda larga, “está demostrado que tiene un impacto clave y promueve el envejecimiento de la piel, especialmente las arrugas”.

Tabaco

Entre los muchos efectos perjudiciales que tiene el tabaco en nuestra salud, también está el aspecto y la salud de nuestra piel:

  • Afecta a la hidratación de la piel.
  • Estimula la pigmentación, es decir, la aparición de manchas oscuras.
  • Puede causar lesiones en la mucosa de la boca.
  • También es un factor conocido por promover el proceso de envejecimiento de la piel, las arrugas especialmente alrededor de la boca”, indica Passeron.

Contaminación

Hay muchas pruebas que demuestran que la contaminación tiene un impacto clave en la piel”, señala el profesor.

  • Puede promover los brotes de acné y también la dermatitis atópica.
  • Dependiendo del tipo de contaminante al que estemos expuestos, puede desencadenar la aparición de manchas oscuras y también las arrugas, especialmente en el rostro”.

Clima

Tal vez el efecto del clima en nuestra piel es uno de los menos conocidos, aunque todos somos conscientes de que la exposición al viento o al frío favorece la sequedad de la piel.

  • La exposición al calor, por el contrario, puede inducir un brote de acné.

Lo que es menos conocido es que la exposición crónica a altas temperaturas puede inducir arrugas, es lo que llamamos envejecimiento cutáneo térmico”, destaca el profesor.

Nutrición

Nuestra alimentación también afecta a la salud y el aspecto de nuestra piel y cambios rápidos en nuestros hábitos alimenticios también pueden originar cambios en nuestra piel.

  • La deshidratación, por ejemplo, puede favorecer la aparición de brotes de acné.

Dependiendo del tipo de nutrición“, explica el dermatólogo, “se podría desencadenar una lesión inflamatoria en la piel y también se podría promover la aparición de arrugas o granitos“.

Falta de sueño

Dormir poco o mal tiene también un impacto en el aspecto de nuestra piel.

Es difícil de evaluar, pero cada vez hay más evidencia que muestra que puede afectar a la hidratación de la piel y que también puede ser parte de los factores del exposoma que promuevan las arrugas y en general podría favorecer el envejecimiento de la piel”, señala Passeron.

Estrés

Todos estamos expuestos a un cierto nivel de estrés, pero cuando este es agudo o crónico puede afectar a nuestra piel.

Hay mucha evidencia que muestra que el estrés puede modular la hidratación de la piel, puede promover los brotes de acné y también es un factor desencadenante bien conocido de diferentes dermatitis como la psoriasis o la dermatitis atópica”.

  • También hay datos que sugieren que el estrés puede ser parte del proceso de envejecimiento de la piel.

Papel de las hormonas en la piel

Junto con estos factores que conforman el exposoma, las hormonas tienen un papel determinante en nuestra piel.

Las variaciones hormonales que ocurren en la pubertad, los ciclos menstruales y el posparto, por ejemplo, “pueden inducir brotes de acné, pero también afectar al cuero cabelludo promoviendo la caspa y la dermatitis severa” explica Passeron.

La menopausia es probablemente el cambio más importante en relación com las hormonas. En esta etapa hay una disminución de los estrógenos y un aumento de cortisol, que hacen que haya una mayor sequedad y adelgazamiento de la piel, así como una mayor dificultad en la cicatrización de las heridas.

  • Hay evidencias que muestran que estos cambios hormonales durante la menopausia promueven el envejecimiento de la piel, especialmente las arrugas y la flacidez“.

Fuente: Saber Vivir

También te puede interesar