Consejos para manejar las molestias de la lactancia

por Revista Ginecología y Obstetricia
68 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La lactancia, es el momento de mayor conexión entre madre e hijo, sin embargo,
este tiempo de intimidad entre los dos puede llegar a ser difícil y muy doloroso.
Por ello, compartirnos contigo estos consejos que permitirán que este momento
sea muy especial.
Te recomendamos elegir una posición que sea cómoda para ti. Es muy importante
que cumplas con los horarios de alimentación y que esto lo hagas sin afanes y sin
estrés
Nuestra recomendación es principalmente la de velar por tu salud y tu bienestar,
recuerda que es tu hijo quien debe estar cerca al seno y no el seno cerca de tu
hijo.
Si tu bebé no sujeta completamente el pezón y la aureola puedes halar
suavemente hacia abajo su barbilla o puedes retirarte y hacer que intente sujetarte
nuevamente, así lograrás el agarre adecuado.
Los labios del niño deben estar totalmente separados. El pezón contra el paladar y
la encía y los labios deben presionar la aureola. Cuando tu pequeño sujeta solo el
pezón causa dolor y predisposición a la formación de fisuras que dificultan la
lactancia.
Es importante que le demuestres amor a tu bebé a través de suaves caricias,
pero, evita hablarle, ya que puedes ocasionar que se distraiga y de esta manera
las tomas resultarán incompletas, pues no logrará saciarse y se sentirá molesto
las horas siguientes.
Cuando vayas a retirar al bebé del seno, introduce tu dedo meñique en su boca
con el fin de que el niño succione el dedo sin ejercer presión sobre el pezón.
Realiza tomas de aproximadamente 20 y 10 minutos en cada seno y recuerda
sacar los gases. Esto le permitirá dormir con tranquilidad.
El mejor medicamento para las grietas que se forman en el pezón es la propia
leche materna, evita aplicar cualquier tipo de medicamentos ya que el bebé los
puede succionar mientras lo amamantas.
Utiliza sujetadores que no te aprieten y cámbialos cada vez que se unten de leche.
Aunque las visitas son importantes, tú necesitarás un espacio tranquilo y relajado.
Es importante que tu bebé reciba la tranquilidad y el amor que se requiere para
este momento.
Los días difíciles pasarán muy rápido, pronto olvidarás los dolores que se
presentan en algunas de las nuevas tareas que tienes ahora como mamá.

También te puede interesar