Cirugía puede beneficiar a mujeres con incontinencia urinaria mixta

por Revista Ginecología y Obstetricia
248 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo (fugas que ocurren al toser o estornudar) mejora los síntomas para la incontinencia urinaria de urgencia (otro tipo de incontinencia) en mujeres que tienen ambos tipos, según un estudio respaldado por el Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Los hallazgos desafían las pautas de tratamiento actuales, que sugieren que la cirugía puede empeorar la incontinencia urinaria de urgencia en mujeres con ambas formas, también llamada incontinencia urinaria mixta (IUM).

El estudio aparece en el Journal of the American Medical Association. Los fondos fueron provistos por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunice Kennedy Shriver de NIH y la Oficina de Investigación sobre Salud de la Mujer.

Las mujeres con incontinencia urinaria mixta pueden tener síntomas más molestos que las mujeres con incontinencia urinaria de estrés o urgencia por sí solas“, dijo la Dra. Donna Mazloomdoost, autora del estudio y directora del programa de la Red de Trastornos del Piso Pélvico del NICHD.

“Los hallazgos son prometedores en el tratamiento de una afección que puede ser difícil de manejar con las prácticas existentes”,

agregó la Dra. Mazloomdoost.

Aproximadamente un tercio a la mitad de todas las mujeres con incontinencia urinaria tienen IUM.

Tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria de urgencia resulta de la contracción espontánea de los músculos de la vejiga, lo que lleva a una necesidad fuerte y repentina de orinar. La incontinencia urinaria de esfuerzo ocurre cuando la orina se escapa después de que aumenta la presión abdominal después de estornudar, toser, reír o moverse, lo que aprieta la vejiga.

Tratamiento para la incontinencia urinaria

Las pautas de tratamiento estándar para la incontinencia urinaria mixta a menudo implican tratar las dos formas de incontinencia de forma independiente. La incontinencia urinaria de urgencia a menudo se trata primero con técnicas conductuales, como tratar de retrasar la micción durante un breve período después de sentir la necesidad, reducir el consumo de líquidos, ejercicios para fortalecer los músculos alrededor de la vejiga (que incluyen fisioterapia del piso pélvico) y con medicamentos.

La cirugía generalmente no se recomienda desde el principio. La incontinencia de esfuerzo también se puede tratar con ejercicios, y muchas mujeres experimentan una mejoría de los síntomas. Sin embargo, en las mujeres que no mejoran o no optan por los ejercicios, se puede ofrecer cirugía.

La cirugía

El estudio Los efectos del tratamiento quirúrgico mejorado con ejercicio para la incontinencia urinaria mixta (ESTEEM) es un ensayo clínico aleatorio que reclutó a 480 mujeres con incontinencia urinaria mixta en centros de todo Estados Unidos. Todos los participantes se sometieron a una cirugía de eslinga uretral media, un método bien establecido que coloca una tira delgada de malla debajo de la uretra; esto ayuda a evitar que la orina se filtre durante un esfuerzo, como un estornudo o tos.

Los participantes fueron asignados al azar a cirugía sola o cirugía con terapia muscular conductual y del piso pélvico, que incluyó seis visitas con un profesional de la salud capacitado. Fueron seguidos durante un año.

Las mujeres respondieron a un cuestionario, el inventario de angustia urogenital (UDI), que preguntaba sobre los síntomas urinarios. Los síntomas se clasifican de 0 a 300 puntos, según la gravedad. También respondieron a encuestas sobre calidad de vida y percepciones del éxito quirúrgico.

Resultados del estudio

El equipo del estudio encontró que ambos grupos tuvieron mejoras significativas en sus síntomas de incontinencia después de la cirugía. El puntaje UDI promedio para el grupo de cirugía sola fue 176.8 antes de la cirugía y 40.3 un año después de la cirugía. Para el grupo combinado de cirugía y terapia, el puntaje UDI se redujo de 178.0 a 33.8.

Según los investigadores, debido a que los puntajes de UDI posteriores al tratamiento entre los dos grupos no diferían mucho, agregar la terapia muscular conductual y del piso pélvico al tratamiento puede no dar lugar a mejores resultados clínicos.

Sin embargo, el equipo del estudio encontró diferencias en otros resultados autoinformados. El grupo combinado de cirugía y fisioterapia tuvo menos casos de incontinencia un año después de la cirugía y fue menos probable que recibiera tratamiento adicional para los síntomas del tracto urinario, lo que sugiere que tuvieron una mejoría en la calidad de vida que el grupo de cirugía sola.

Las pautas de práctica actuales pueden retrasar innecesariamente la cirugía para mujeres con incontinencia urinaria mixta“, dijo la Dra. Vivian W. Sung, magíster en Salud Pública, autora principal del estudio y profesora de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

“Esperamos que estos hallazgos mejoren la forma en que se aconseja y trata a los pacientes”.

agregó la Dra. Sung.

Los investigadores pidieron una investigación adicional para identificar qué pacientes con IUM están en riesgo de síntomas continuos después de la cirugía e identificar tratamientos efectivos para ellos.

También te puede interesar