Cerclaje de cuello uterino: procedimiento para la prevención de parto prematuro

150 vistas

Normalmente, el cuello uterino permanece siempre cerrado hasta que el bebé esté listo para nacer, sin embargo, un cuello uterino muy corto y débil puede carecer de fuerza para mantenerse cerrado a medida de que el bebé va creciendo, si este se abre demasiado pronto puede ocasionar un parto prematuro o en su defecto un aborto espontáneo. 

A esta afección se le conoce como incompetencia cervical, la cual se caracteriza por dilatación sin dolor o en ausencia de contracciones uterinas regulares y el rechazo del feto. 

¿Cómo funciona el cerclaje cervical?

Su objetivo principal es mantener el cuello uterino cerrado y así permitir que el bebé se desarrolle totalmente antes de nacer. Este procedimiento se puede realizar de forma profiláctica entre la semana 13 y 16 de gestación en mujeres que ya han tenido abortos espontáneos anteriores o también cuando se observa acortamiento del cérvix por medio del ultrasonido (semana 26). 

Este método se hace por medio de una anestesia, donde se coloca una cinta especial o una sutura en el cuello uterino con el fin de evitar una dilatación y así una pérdida del embarazo. Después de realizar un cerclaje el parto deberá ser por medio de una cesárea. Es importante resaltar que los partos futuros también deberán llevarse a cabo por una cesárea. 

Cuidados después del procedimiento 

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para realizar este procedimiento, después de ello se debe tener demasiados cuidados  y acudir a revisiones periódicas para evitar una infección. 

También, es normal que presente sangrados y cólicos leves, el especialista deberá recetar algunos medicamentos para calmar el dolor. 

Posibles riesgos y complicaciones 

Para los médicos este procedimiento es considerado seguro, aunque, como cualquier procedimiento quirúrgico también hay ciertos riesgos, incluyendo:

  • Sangrado
  • Infección 
  • Contracciones prematuras 
  • Parto prematuro
  • Rotura prematura de membranas 
  • Desgarro o rotura del cuello uterino  
  • Lesiones a la vejiga u otros órganos 
  • Riesgos con la anestesia 

También te puede interesar