Ansiedad y depresión durante el embarazo puede afectar al feto

por Revista Ginecología y Obstetricia
56 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

El embarazo puede ser un factor clave para el descubrimiento de diferentes enfermedades y también generador de ellas, debido a los cambios que experimentan las gestantes. Es posible que el embarazo pueda dar señales de que la madre estaba sufriendo de depresión y/o ansiedad, sin embargo estas enfermedades de salud mental  pueden aparecer durante y después del embarazo, se estima que entre un 3% y 6% de las mujeres pueden experimentar depresión durante el embarazo y podría continuar luego del parto.

Un estudio publicado este lunes 14 de septiembre del 2020, a través del diario JAVE Pediatrics, mostró que las mujeres que padecen de depresión o ansiedad durante el embarazo pueden afectar el desarrollo social, cognitivo, motor, desarrollo del  lenguaje  y comportamental, lo cual se podría visualizar en la relación que el niño/a tiene con sus compañeros de escuela y la capacidad de aprendizaje del mismo. Aún después del embarazo las mujeres que padecen de estas condiciones de salud mental, sin quererlo, pueden alterar el desarrollo de sus hijos. 

Los estudios incluyeron seis  bases de datos de salud: CINAHL Complete, Cochrane Library, Embase, Informit, MEDLINE Complete, y PsycInfo, en los cuales observaron más de 27 000 estudios relacionados con el tema y 191 de ellos fueron metaanálisis, es decir, son estudios de estudios realizados. 

Esto se debe a que, según el estudio, el feto podría estar más expuesto a percibir la hormona del cortisol (la hormona del estrés) lo cual puede influir a que se den cambios en su función cerebral que se traducirá en reducción de oxígeno, nutrientes y sangre. 

La hipoxia o reducción de oxígeno del feto puede impactar el cerebro y el corazón de él, y también su aparato respiratorio, su posibilidad de alimentación correcta, reflejos deprimidos, entre otros. Asimismo, la falta de nutrientes para el feto genera retrasos en el desarrollo de los órganos fetales y por último,  la reducción de sangre,  sin contro,  puede originar la muerte. 

¿Qué es la  depresión y la ansiedad? 

Las enfermedades de salud mental han incrementado más de un 19% desde el año 2015 hasta el 2020, debido a los cambios que ha tenido la sociedad y a la visibilidad,y prevención de las enfermedades mentales, en la última década. Según la OMS Más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión. 

 “La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.

La depresión no es simplemente tristeza temporal, cansancio por falta de la higiene de sueño, en realidad, la depresión es un trastorno psiquiátrico que debe ser tratado, a tiempo, por los especialistas de la salud mental, como los psiquiatras y psicólogos. 

Por otro lado, la ansiedad es un trastorno que puede afectar, al igual que la depresión, la vida cotidiana y digna de las personas; se estima que más de 264 millones de personas en el mundo la padecen. 

Según la OMS ”La ansiedad es un mecanismo adaptativo natural que nos permite ponernos alerta ante sucesos comprometidos. la dificultad se origina debido a que  el sistema de respuesta a la ansiedad se ve desbordado y funciona incorrectamente. Más concretamente, la ansiedad es desproporcionada con la situación e incluso, a veces, se presenta en ausencia de cualquier peligro ostensible”. 

Síntomas 

Tristeza 

Ira incontrolable 

Problemas para realizar o terminar labores cotidianas 

Sentimiento de culpa o fracaso

Poco interés en actividades que antes solía gustarle  

sensación de vacío o incredibilidad en el rol en el que se encuentra 

Factores de riesgo 

Antecedentes familiares de enfermedades mentales 

Haber consumido drogas que alteren el sistema nervioso

Convivir en un entorno agresivo, peligroso o depresivo 

Haber experimentado un episodio traumático 

Recomendaciones 

Alejarse de personas que puedan hacerte daño 

Encontrar una red de apoyo en sus seres queridos 

Realizar ejercicios de respiración, meditación, yoga y pilates 

Asistir a cita anual al psicólogo

Darle continuidad a su tratamiento psicológico, si lo requiere. 

Hacer actividades que le generen placer 

Consecuencias 

Problemas en el desarrollo del feto

Problemas en relacionarse con sus hijos 

Incapacidad de lactancia 

Deseos de hacerse daño o hacer daño 

Incapacidad de concentración 

Inhabilidad de tomar sus propias decisiones 

 Por esto es importante la prevención en el desarrollo de enfermedades de salud mental, su tratamiento y seguimiento. Ten presente que estas condiciones son diferentes, aunque se relacionan. 

También te puede interesar