Todo lo que debes saber sobre el síndrome Genitourinario en la menopausia

477 vistas

Los expertos definen el síndrome genitourinario en la menopausia (SGM) como un conjunto sintomatológico asociados con la disminución de estrógenos relacionados con los cambios en los labios mayores, labios menores, introito, vestíbulo vulvar, clítoris, vagina, uretra y vejiga.

Los estrógenos mantienen el equilibrio en la función y la estructura de la zona genital femenina. Cuando hay una disminución en estos niveles, se presentan alteraciones en la fisiología vaginal produciendo los síntomas del síndrome genitourinario.

Es una condición crónica frecuente en mujeres en etapa de menopausia, y por lo general no es diagnosticada. Las primeras manifestaciones suelen ser:

  • Disminución de la lubricación natural en las relaciones sexuales
  • Sequedad vaginal
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Sangrado después del encuentro sexual
  • Acortamiento del canal vaginal
  • Irritación y ardor de la zona vaginal
  • Dolor a la hora de orinar
  • Aumento en la frecuencia de las micciones

Cambios vaginales comunes derivados del (SGM)

Por lo general, los tejidos vaginales se adelgazan, se secan y pierden elasticidad debido a la disminución de secreción y lubricación natural. En algunos casos pueden presentarse sangrados acompañados de dolores durante los exámenes pélvicos y los encuentros sexuales.

Adicional a esto, pueden aumentar la posibilidad de contraer infecciones vaginales debido a las alteraciones en el pH vaginal.

Estas molestias, por lo general, tienen un gran impacto en la vida sexual de las mujeres que lo padecen, pues afectan la satisfacción y el deseo sexual. Desafortunadamente, los temas íntimos suelen ser considerados por muchas mujeres motivos de vergüenza y se abstienen de asistir a consulta, sin embargo, hay muchas alternativas de tratamiento que son muy efectivas.

Opciones de tratamiento hormonales y no hormonales

  • Cremas de estrógenos: Uno de los principales tratamientos para el síndrome genitourinario de la menopausia, incluye la aplicación tanto vaginal como vulvar de cremas que contienen una determinada cantidad hormonal. La buena noticia es que esta opción no tiene efectos secundarios y pueden alternarse con cremas sin estrógenos para lograr una mejor hidratación.
  • Láser vaginal: Recientemente, se ha demostrado que el láser vaginal es una opción bastante efectiva, sencilla y sin efectos adversos. El objetivo de esta intervención es la restauración de las células vaginales, aumentar su colágeno y crear más vasos sanguíneos que contribuyan a la llegada de nutrientes.
  • Ospemifeno: Es un fármaco que estimula los receptores de estrógenos a nivel genital.

También te puede interesar