Mitos y verdades sobre la higiene íntima

por Revista Ginecología y Obstetricia
80 vistas

Mucho se habla de la higiene de la zona íntima de las mujeres, aunque no todo lo que se dice es cierto. “El uso diario de pantalones propende las infecciones vaginales”, “los baños públicos son el foco principal de enfermedades”. Es importante que como mujeres, podamos llevar a cabo las correctas prácticas de higiene íntima para gozar de una buena salud a corto, mediano y largo plazo.

La depilación es sinónimo de buena higiene: De hecho, no. El vello púbico actúa como una barrera protectora de bacterias y posibles complicaciones. La depilación se ha relacionado con una exposición mayor de contagio a infecciones de transmisión sexual como los condilomas o el herpes. Sin embargo, con el paso de los años, la depilación se ha tomado como una decisión meramente personal, que no hace más o menos higiénica a una persona.

Los lavados vaginales frecuentes son necesarios y beneficiosos: Una vez más, es falso. Los lavados vaginales afectan la flora vaginal y te exponen a contraer infecciones y bacterias.

La comezón en la zona íntima es causada por hongos: No necesariamente. En algunos casos, la comezón y la irritación de los labios vaginales se debe a resequedad o algún tipo de inflamación. Independientemente de cuál sea el caso, lo recomendable es consultar con un ginecólogo de confianza.

Utilizar baños públicos puede causar enfermedades: Los baños públicos por sí mismos no pueden enfermar a una mujer, lo que sí es importante es que al usarlo te mantengas alejada de la orina de terceros o los líquidos que se encuentren en el inodoro.

La presencia de flujo es síntoma de infección vaginal: Dependiendo del tipo de flujo, el color y el olor que emane puede significar la presencia de diferentes tipos de infecciones como la candidiasis, vaginosis bacterianas y tricomoniasis. Ante la presencia de flujo vaginal es recomendable consultar para recibir el tratamiento adecuado.

Ten en cuenta que la buena higiene íntima favorece la flora natural de la vagina para que no se altere su funcionamiento. Asiste a consulta ginecológica periódicamente y evita autotratarte cuando presentes inconvenientes.

También te puede interesar