La cúrcuma y su poder anticancerígeno

por Revista Ginecología y Obstetricia
55 vistas

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública | Ginecología y Obstetricia

La cúrcuma se obtiene de la raíz de una planta de la familia de las zingiberaceas y
se conoce como cúrcuma longa, es la encargada de dar el color y el sabor
distintivo al curry y en cuanto a nuestra salud, ayuda a proteger las células
saludables y a disminuir el crecimiento de las células malignas.
Se destaca entre los alimentos más sanos, ya que se ha comprobado que puede
ayudar a prevenir el desarrollo de tumores cerebrales, así como a detener el
crecimiento de las células tumorales.
Por sus propiedades anticancerígenas, desinflamatorias y antioxidantes,
ayuda como complemento para prevenir algunos tipos de cáncer entre los que se
destaca el de ovarios, cáncer de mama y de próstata.
Se ha evidenciado como este componente ayuda a prevenir la metástasis de un
tumor y que este se ramifique, por lo que, se convierte sin duda, en una sencilla
alternativa natural para complementar, por ejemplo, una quimioterapia, pues
logra disminuir los efectos negativos que generan este y otros tipos de
procedimientos.
Ante afecciones articulares y musculares actúa como antiinflamatorios y en el caso
de pacientes con hígado graso que este bloqueado, la cúrcuma estimula la
eliminación de toxinas y su uso incrementa la secreción biliar en el tratamiento de
la indigestión como flatulencias, digestión lenta e inflamaciones.
Como si fuera poco, facilita la disminución del angiogénesis que es el crecimiento
de vasos sanguíneos nuevos que los tumores necesitan para crecer y así evita
que los nutrientes se los lleva la célula cancerígena.
Consumiendo en cantidades adecuadas, disminuye riesgo de metástasis, ya que
bloquea las enzimas que activan los genes de las células, detecta anormalidad y
hace que se autodestruyan en vez de fortalecerse.
Sus corcominoides son altos en vitaminas, hierro y potasio que previenen la
progresión de enfermedades autoinmunes y controla enfermedades inflamatorias,
por lo que se hace fundamental especialmente en el tratamiento de enfermedades
crónicas.

Es entonces para vitaminas la medicina, un aporte preventivo y curativo y muchos
estudios avalan sus poderes antibacterianos, antiinflamatorios, antivirales,
antimicóticos, y anticancerígenos.
Además de favorecer a pacientes con cáncer es muy propicio para quienes tienen
artritis reumatoide.

También te puede interesar