Infertilidad: evaluación, tratamiento y técnicas de reproducción asistida

304 vistas

Por: Nabal J. Bracero
Especialista en Endocrinología Reproductiva e Infertilidad

¿Qué es la Infertilidad?

La infertilidad es una enfermedad que imposibilita concebir un hijo o llevar un embarazo a término después de un año de vida sexual activa, o después de  seis meses si eres mujer mayor de 35 años de edad.  

Evaluación y tratamiento inicial de la infertilidad

La infertilidad está relacionada con factores  masculinos aproximadamente en el 40% de los casos, y con factores femeninos en otro 40%; cerca del 20% de las ocurrencias se presentan problemas combinados en ambos miembros de la pareja.  Por lo tanto la evaluación y tratamiento de la infertilidad requiere analizar tanto factores masculinos como femeninos.

Los problemas masculinos se estudian principalmente por medio de un análisis de semen.   En esta prueba se define la concentración de espermatozoides, y la motilidad (movilidad) y morfología (forma) de éstos, además de otros factores.

Las etapas más importantes del diagnóstico de infertilidad en la mujer son:

  1. Obtener un buen historial clínico que incluya patrón de menstruación, historial  hormonal y de  cirugías pélvicas.
  2. Pruebas de sangre para evaluar la reserva  ovulatoria y otros problemas endocrinológicos.
  3. Histerosalpingograma, el cual es una prueba radiológica que define la integridad de la cavidad uterina y las trompas de Falopio.

Muchas mujeres con dificultades para quedar embarazadas pueden concebir con inducción de ovulación.  Estos medicamentos amplifican la fecundidad al promover la formación de varios folículos y óvulos en el ovario. El folículo es la unidad hormonal donde madura el óvulo antes de entrar a la trompa de Falopio.   Hay dos tipos de drogas fertilizantes: orales e inyectables.

La Inseminación Intrauterina (IUI, por sus siglas en inglés, “Intrauterine Insemination”) es un proceso en el que se obtiene una muestra de semen del compañero, y se procesa en el laboratorio donde se separan los espermatozoides de mejor calidad y se colocan dentro del útero de la mujer.   A menudo, la IUI se lleva a cabo conjuntamente con la Inducción de Ovulación.  La IUI se puede considerar en el caso de hombres que tienen un recuento de esperma normal o bajo, y también en casos de infertilidad femenina donde queremos aumentar la capacidad de los espermas para fertilizar el ovulo.

La laparoscopía operativa hace uso de las técnicas de cirugía endoscópica mínimamente invasiva para evaluar y tratar de forma ambulatoria enfermedades del sistema reproductivo.  Durante estos procedimientos eliminamos la endometriosis y las adherencias con la intención de restaurar la anatomía  pélvica.

La parte interna del útero está cubierta de una capa especial llamada endometrio. Existen una serie de desórdenes que alteran el endometrio y pueden provocar períodos irregulares o infertilidad.  La histeroscopia operativa es una técnica mínimamente invasiva que puede tratar problemas de útero tales como pólipos endometriales, o fibromas que pueden extraerse para restaurar la cavidad uterina.

Técnicas de reproducción asistida

Algunas parejas necesitan técnicas sofisticadas para lograr el embarazo.  Estas técnicas, incluyendo la Fertilización In Vitro (FIV) se denominan Técnicas de Reproducción Asistida y su éxito ha ido aumentando dramáticamente en las últimas tres décadas.

Con el FIV, la paciente utiliza medicamentos fertilizantes a fin de estimular la maduración de múltiples óvulos.  Los huevitos se recuperan en el consultorio en un procedimiento que toma cerca de 20-30 minutos.  Luego son cultivados in vitro (en el laboratorio) con espermatozoides tratados a fin de que sean fertilizados.   Los huevos fertilizados o pre-embriones, después de 3-5 días, se transfieren al útero para que se implanten con la esperanza de lograr el embarazo. 

A fin de lograr la fertilización, algunas

parejas pueden necesitar un procedimiento especial que se conoce como la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI).  Esta técnica permite que las parejas con números reducidos de espermatozoides o de mala calidad logren la fertilización.

Algunos hombres  padecen de una obstrucción u otro tipo de anormalidad que evita que los espermas pasen en la eyaculación.  Así también en varones esterilizados a través de una vasectomía, se puede llevar a cabo un procedimiento quirúrgico mínimo donde se recupera la esperma desde el epidídimo, o directamente desde el mismo testículo.  Estos espermas se inyectan (ICSI) en los ovocitos maduros y se utiliza la FIV para generar embarazo.

Las parejas que se tratan con IVF pueden decidir que los embriones de alta calidad que no se transfieran sean congelados para uso futuro.  Esto se conoce como criopreservación del embrión. 

Aunque las técnicas de congelación de óvulos están en sus comienzos, algunas pacientes, como las de cáncer,  pueden ser candidatas para preservar su fertilidad a través del proceso de Vitrificación.  Esta promete ser la dirección del futuro en los tratamientos de la infertilidad.

El IVF con donante de óvulo es una técnica reservada para aquellas mujeres que tienen la «reserva ovárica» reducida o menopausia prematura. En este caso, se pueden utilizar óvulos donados de donante conocida o anónima en combinación con el IVF para lograr el embarazo.

Algunas pacientes no pueden llevar un embarazo de forma saludable a término, o perdieron el útero quirúrgicamente o nacieron sin matriz.  Si la mujer ovula, puede tratar de hacer IVF con un útero subrogado o “prestado”  para cargar el embarazo.  Estos tratamientos son exitosos si los óvulos son saludables.  Se requiere un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud y consulta legal.

Diagnóstico Genético Preimplantación (PGD, pre-implantation genetic diagnosis) – En este procedimiento se toma una muestra o biopsia del pre-embrión la cual se analiza para defectos genéticos.  Las últimas recomendaciones de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, reconocen que el mejor uso de esta técnica es en aquellos casos donde se conoce cuál es el defecto genético especifico que se intenta evitar transmitir por herencia. Por ejemplo en algunos casos de pérdidas recurrentes de embarazo, hemofilia y ciertas distrofias musculares. 

También te puede interesar