Infecciones vaginales: causas, tipos y síntomas

180 vistas

Imagen tomada de Shutterstock

Las infecciones vaginales afectan la parte externa del sistema reproductivo de la mujer, la vagina, que es el conducto que da entrada al útero.

Las infecciones vaginales o también conocida como vaginitis, suele aparecer a cualquier edad, tanto en las mujeres sexualmente activas como las que no. La mayoría de nosotras hemos presentado, así sea solo una vez, una infección en nuestra zona íntima y, aunque no lo creas, son muy comunes.

Para nadie es un secreto que cuando una mujer se enfrenta a este tipo de infecciones su vida diaria se ve afectada, ya que altera su vida sexual, se siente incómoda, insegura, con baja autoestima y suele provocar demasiado estrés.

¿Qué puede causar las infecciones vaginales?

Debemos saber que existen varios motivos que nos llevan a padecer algún tipo de infección vaginal y no necesariamente tienen que ver con las relaciones sexuales, como nos han dicho en muchas ocasiones.

  • Falta de higiene: nuestra zona íntima es muy delicada y requiere de cuidados especiales. Un desaseo y descuido nos puede llevar a padecer una infección vaginal de tipo bacteriano. También, varios productos de higiene, como los jabones íntimos, los cuales pueden alterar el pH natural de la vagina.
  • Ropa interior demasiado ajustada: cuando usamos este tipo de prendas estamos impidiendo que nuestra zona “respire”, por ende, la humedad se acumula y favorece el crecimiento de levaduras y otros microorganismos.
  • Uso cotidiano de antibióticos: estos medicamentos sirven para eliminar agentes externos patógenos, sin embargo, estos antibióticos suelen “barrer” también los microorganismos propios de nuestro cuerpo, es decir, mata a los lactobacilos, quienes están encargados de mantener el equilibrio de nuestro pH, y así la zona queda sin protección y al alcance de bacterias, como la cándida.

Tipos de infecciones vaginales y sus síntomas

Candidiasis vaginal

Esta infección es causada por una levadura o un hongo (candida albicans), el cual muchas veces vive de forma natural en el recto de las personas.

No es considerada una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo, cuando se multiplica incontrolablemente produce una infección.

Síntomas

  • Flujo vaginal blanco y espeso
  • Prurito o picazón (especialmente al tener relaciones sexuales)
  • Irritación en la vulva
  • Sarpullido vaginal

Por lo general, la candidiasis vaginal suele afectar hasta 3 de cada 4 mujeres en algún momento de sus vidas.

Vaginosis bacteriana

La causa un desequilibrio en la flora bacteriana que habita la vagina y es la más frecuente de todas. Normalmente, se produce por un exceso de duchas vaginales, toma de antibióticos y alteraciones hormonales.

Síntomas

  • Flujo vaginal excesivo, de color blancuzco o gris
  • Mal olor del fluido o flujo
  • Ardor al orinar
  • Picazón vaginal

Tricomoniasis

Se debe a un parásito llamado trichomonas vaginalis, el cual se transmite por medio del contacto sexual con una persona infectada. Es importante recalcar, que los hombres pueden ser portadores, pero no la padecen, mientras que las mujeres sí.

Síntomas

  • Secreción vaginal abundante, de color verde-amarillento
  • Olor a pescado
  • Prurito o picazón en la vagina
  • Molestias al orinar
  • Dolor en las relaciones sexuales

Si eres mujer, estás embarazada y tienes esta infección, lo más probable es que corras el riesgo de tener un parto prematuro.

Clamidia

Es producida por una bacteria -chlamydia trachomatis- y también se transmite por contacto sexual. Suele afectar más a las personas jóvenes, pero no es una infección difícil de tratar.

Es considerada de alto riesgo, ya que es una infección asintomática.

Síntomas

  • Lesiones en el cuello del útero
  • Esterilidad
  • Secreción en el pene
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Sangrado después del sexo (en las mujeres)
  • Dolor en los testículos

Es importante que conozcamos las diferentes infecciones que pueden presentarse en las mujeres y lo más importante es que sepamos sus síntomas, ya que así podremos tener un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado.

Fuente consultada: Policlínica Metropolitana

También te puede interesar