Esterilidad femenina: ¿cómo saber si soy infértil?

por Revista Ginecología y Obstetricia
53 vistas

La Organización Mundial de la Salud define la infertilidad primaria en una mujer, cuando una mujer menor de 35 años mantiene una vida sexualmente activa sin protección por un año o más sin lograr quedar embarazada, o presentando abortos espontáneos con frecuencia. La esterilidad secundaria, se produce en aquellas mujeres que lograron concebir anteriormente, pero no han logrado llevar a cabo un segundo embarazo.

La infertilidad pueden padecerla hombres y mujeres por igual sin manifestar síntomas concretos, y en general, debido a una causa indeterminada. En la mayoría de los casos, una vez se detecta el problema, se procede a iniciar el tratamiento correspondiente que comunmente, permite la concepción exitosamente.

Factores naturales que permiten el embarazo

  • Ovulación: Los ovarios deben liberar un óvulo. Este proceso se conoce como ovulación.
  • Presencia de esperma: El espermatozoide requiere de unas condiciones óptimas que le permitan ascender por el cuello uterino y las trompas de Falopio para lograr una fecundación del óvulo exitosa.
  • Período fértil: Este periodo está ligado con el ciclo menstrual de la mujer, de manera que los especialistas recomiendan reconocer cuándo sucede para tener mayor probabilidad de embarazo.
  • Trompas de Falopio y útero sano: Es en ellos donde se desarrolla el embrión. Alguna irregularidad en ellos, puede favorecer los abortos espontáneos y la malogración de los embarazos.

Cuando uno de los cuatro puntos anteriores manifiesta algún inconveniente, podríamos estar hablando de los problemas de fertilidad.

Señales que podrían alertar una posible esterilidad

Como se mencionaba, no hay síntomas específicos como en las demás patologías, pero sí hay signos que pueden animarte a consultar con un especialista.

  • Dolores intensos y sangrado muy abundante durante la menstruación.
  • Menstruación irregular, poco frecuente o incluso inexistente.
  • Alteraciones hormonales relacionadas al acné y al crecimiento excesivo de vello corporal.
  • Presencia de infecciones de transmisión sexual (ITS), tales como la gonorrea o la clamidia.
  • Enfermedades o complicaciones que involucren al sistema reproductivo.

En las mujeres existen varios factores que pueden alterar cualquiera de estos procesos, como el síndrome de ovario poliquístico, disfunciones del hipotálamo, exceso de prolactina e insuficiencia ovárica primaria.

Factores de riesgo a tener en consideración

La edad, algunos ha´bitos cotidianos, el peso y los antecedentes sexuales pueden en algunos casos suponer un mayor riesgo de infertilidad. Para prevenirlos, los especialistas recomiendan mantener un peso saludable, evitar las bebidas alcohólicas y el tabaco, y por supuesto, reducir los niveles de estrés del día a dia.

También te puede interesar