Cómo lidiar con la gastritis durante el embarazo

por Revista Ginecología y Obstetricia
627 vistas

La gastritis es una afección causada, generalmente, por la inflamación o irritación de la capa interna del estómago. Se presenta con mucha frecuencia en mujeres embarazadas, ya que los músculos estomacales se relajan y el feto, a medida que crece, ejerce presión sobre el estómago.

Durante el embarazo, los síntomas suelen parecer más intensos. Esto se debe a que el sistema digestivo es mucho más sensible en esta etapa de vida, además de que hay una predisposición a tener náuseas y vómitos.

Reconoce los síntomas

La inflamación de la mucosa gástrica (el revestimiento del estómago), puede provocar

  • Dolor en la parte superior del abdomen
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Ardor estomacal
  • Mala digestión
  • Acidez
  • Hipo
  • Ausencia de apetito
  • Mal aliento.

Algunas veces, puede haber sangre en el vómito, dolor de cabeza y fiebre, aunque no son casos muy comunes.

Con frecuencia, esta afección está relacionada con la presión que ejerce el bebé contra el estómago, el consumo de alimentos picantes, algunas infecciones estomacales y el consumo en exceso de bebidas alcohólicas.

El tratamiento

Depende netamente de la causa que haya provocado la inflamación, pero generalmente el tratamiento consta de:

  • Antiácidos: medicamentos que ayudan a reducir la acidez en el estómago.
  • Dieta líquida: pueden ser infusiones y zumos de fruta.
  • Hidratación: es recomendable, principalmente para prevenir la deshidratación que podría afectar al bebé, y para contribuir a la eliminación de gérmenes.
  • Incorpora lentamente los alimentos sólidos: se recomienda que incorpores el yogur, algunas frutas como la manzana, pollo a la plancha progresivamente, para de esta manera regresar poco a poco al diente normal.

Prevén la gastritis en el embarazo

  • Está de más recordar que está prohibido el consumo de alcohol en el embarazo, de manera que no debería ser una causa que desencadene la gastritis.
  • Evita las bebidas con cafeína, los alimentos que contengan grasa en exceso o que sean picantes.
  • Aumenta la porción de frutas, verduras y cereales en tu dieta normal.

También te puede interesar