Alteraciones del pH en la zona íntima femenina, ¿cómo regularla?

por Revista Ginecología y Obstetricia
41 vistas

El pH vaginal es un indicador que permite medir el grado de acidez o alcalinidad de la zona íntima en determinado momento. Generalmente, se divide en tres tipos: neutro (igual a 7), ácido (menor a 7), o básico (mayor a 7). Estas alteraciones se presentan de forma natural a través de las etapas que experimenta la mujer.

  • Edad infértil (niñas, mujeres después de la menopausia): Durante esta etapa, el pH vaginal suele ser neutro, es decir, igual a 7. No se presentan alteraciones, se mantiene estable.
  • Edad fértil: La menstruación genera inestabilidad del pH, pues contribuye a la variación hacia una acidez en la fase premenstrual y durante el resto del ciclo menstrual. Los niveles de acidez actúan como pequeños mecanismos de defensa frente a infecciones vaginales y actúa como barrera protectora.
  • Embarazo: El pH se acidifica aún más debido a la producción de estrógenos. Las alteraciones del pH en esta etapa pueden desequilibrar, también, la barrera protectora de las infecciones vaginales provocando cambios en el flujo vaginal, sequedad, dolor al orinar, picor y escozor que alteran el bienestar de la salud íntima.

Estas variaciones pueden ocurrir debido a distintas causas como: la diabetes, la obesidad, el embarazo, tratamientos con antibióticos, infecciones vaginales fúngicas (candidiasis vaginal) o bacterianas (vaginosis bacteriana).

Pueden provocar aumento del pH, la presencia de semen, la sangre de la menstruación, el uso de duchas vaginales o el exceso de moco cervical. Por el contrario, un exceso de acidez puede dar lugar a irritación, escozor y candidiasis vaginal.

Regula el pH vaginal

Para equilibrar y controlar el pH de la zona íntima femenina se aconseja seguir una serie de buenos hábitos como limpiarse la región perineal de delante hacia atrás, evitar las duchas vaginales, si no son prescritas por el médico, y usar ropa interior permeable, así como evitar los pantalones excesivamente apretados.

Se aconseja utilizar productos específicos para la higiene de la zona íntima. En general, geles de pH ácido para la higiene íntima diaria y geles de pH más básico, en torno a 8, en caso de candidiasis vaginal, irritación o picor, que pueden ser causados por un exceso de acidez, para neutralizar el exceso.

Fuente: Bayer

También te puede interesar