¿Por qué los expertos no recomiendan las duchas vaginales?

por Revista Ginecología y Obstetricia
86 vistas

Hace muchos años se concibió la idea social acerca de la importancia de la higiene íntima femenina, y que la correcta manera de hacerlo era con duchas vaginales. Sin embargo, estudios médicos y científicos empezaron a advertir sobre los problemas que pueden traer estos lavados.

Las duchas vaginales consisten en mezclas de agua con vinagre, yodo, sodio o bicarbonato al interior de la vagina. Para muchas mujeres, esta práctica puede hacerlas sentir más frescas, limpias y seguras porque, explican, elimina los rastros de la menstruación, infecciones y con ello prevenir malos olores.

Expertos aseguran que las duchas para la higiene íntima de la mujer, desequilibran la flora vaginal y el pH de la misma, ya que la vagina tiene un mecanismo de ‘autolavado’ a través de todos los líquidos que segrega, de manera que hacer un lavado externo es innecesario y poco beneficioso.

Lo cierto, es que los cambios en la microbiota vaginal pueden favorecer la propagación de bacterias malignas en el interior del tracto genital, y con esto, exponerla a más infecciones en lugar de prevenirlas.

Adicional a esto, estudios realizados en Estados Unidos, aseguran que hay una estrecha relación entre las duchas vaginales y algunos casos de cáncer óvarico, gracias a algunos compuestos químicos que con frecuencia son utilizados para producir plásticos, que pueden estar contenidos en los líquidos especializados para estas prácticas. Además, los investigadores hallaron que las duchas vaginales pueden incrementar el riesgo de padecer síntomas asociados a la Virus del Papiloma Humano.

También te puede interesar